Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrocarriles de Cataluña probará el tranvía de Jaén antes de explotarlo

El alcalde reactiva ahora el proyecto y lo vincula a un futuro Gobierno andaluz del PP

Una de las estaciones del tranvía de Jaén.
Una de las estaciones del tranvía de Jaén.

El tranvía de Jaén, paralizado cuando estaba en periodo de pruebas en mayo del año pasado, podría haber encontrado una vía para su despegue y, de paso, para aprovechar una obra pública en la que la Junta de Andalucía invirtió casi 100 millones de euros. El alcalde jiennense, José Enrique Fernández de Moya, ha suscrito hoy un acuerdo de intenciones con la empresa Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) por el cual esta sociedad pública explorará durante los próximos cuatro meses la viabilidad del sistema tranviario. Con las pruebas del mismo y con los datos en la mano de una auditoria económica, decidirá si sigue adelante con su explotación.

El acuerdo prevé la integración del medio centenar de trabajadores de la anterior empresa, 2iT, que realizaban las pruebas con viajeros, y que no habían finalizado aún su periodo de formación. El presidente de FGC, Enric Ticó, ha valorado como aspectos básicos para interesarse por la concesión tanto el proyecto para unificar en un mismo lugar las estaciones de bus, tren y tranvía (que se incluirá en el nuevo PGOU que el pleno aprueba inicialmente este miércoles) como el compromiso municipal de integrar en la misma operación a la flota de autobuses urbanos para coordinar ambos servicios “Nos hace ilusión”, ha dicho Ticó, que ha evitado anticipar las pretensiones económicas de su empresa.

El alcalde jiennense, que siempre ha renegado del tranvía y alentó desde el PP el recurso de la empresa municipal de autobuses que lo paralizó en plena campaña electoral de las municipales, había recibido hasta ahora la negativa de ocho firmas andaluzas para participar en una concesión con la que pretendía rebajar los seis millones de euros anuales que, a su juicio, le cuesta el servicio al Ayuntamiento. Un servicio que ya fue el eje central de las pasadas elecciones municipales y el proyecto estrella del PSOE, y que irrumpe de nuevo a una semana del inicio de la campaña de las autonómicas. Y es que, las conversaciones entre la empresa pública catalana –que explota varias líneas de ferrocarriles, metros y tranvías- y el Ayuntamiento jienense se iniciaron antes del mes de noviembre y, sin embargo, el acuerdo de intenciones no se ha escenificado hasta hoy.

“Ojalá el 25-M haya un cambio de gobierno en Andalucía, no quiero que pase lo mismo que en Vélez-Málaga o en Parla [donde el tranvía también está parado]”, ha enfatizado Fernández de Moya, vinculando de esta manera, al menos implícitamente, el arranque definitivo del tranvía a un futuro gobierno andaluz del PP. El regidor jiennense ha cargado de nuevo contra la Junta por haber desoído la petición municipal de cofinanciar la explotación y establecer un periodo de carencia de cinco años para el pago de los cinco vagones tranviarios. Por su parte, el presidente de FGC ha querido desviar el acuerdo del debate político: “No nos sentimos presionados por las citas electorales”.

Sorprendente ha sido también que el alcalde jiennense no haya parado de descalificar el proyecto tranviario –“el trazado actual es el trazado hacia ninguna parte”, ha dicho- en presencia del máximo responsable de la empresa pública a la que intentan convencer para asumir su explotación. “Es la mejor compañía de España en índices de cobertura y ha escuchado al Ayuntamiento de Jaén”, se ha congratulado Fernández de Moya, que en días pasados tuvo que corregir a su edil de Urbanismo cuando éste dijo que habría una segunda línea para el tranvía.