Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La baja participación salva a Panrico, que vota 'sí' a la rebaja salarial del 25%

CC OO no reconoce la consulta y convoca huelga a para el jueves

UGT firma el acuerdo con la empresa

Votaciones en la factoría de Panrico de Santa Perpètua de Mogoda.
Votaciones en la factoría de Panrico de Santa Perpètua de Mogoda.

 El sí a una rebaja salarial del 25% se impuso ayer entre los trabajadores de Panrico, que votaron favorablemente (el 89%) la propuesta lanzada por la Generalitat como mediadora en el conflicto entre sindicatos y empresa. El resultado, con todo, tiene truco, porque solo acudió a votar el 56% de la plantilla (353 de 630 empleados). Esto significa que prácticamente solo votó el personal de administración de Santa Perpètua de Mogoda (Vallès occidental) y el de los nueve centros de distribución. Por la noche, la empresa y UGT firmaron la reestructuración.

La propuesta refrendada ayer prevé que la empresa compra las famosas mochilas (pluses de antigüedad) a los empleados de la fábrica y les indemniza por ello con 3,5 millones. El acuerdo también prevé que nadie cobrará menos de 26.000 euros al año y que habrá 35 prejubilaciones.

De forma mayoritaria, el personal de producción de la fábrica, donde tiene mayoría CC OO, optó por no votar. Es paradójico, porque son los más afectados por el recorte, pero decidieron dar la espalda a un referendo que consideran sesgado de parte de la empresa e impuesto por la Generalitat. Incluso hubo 50 trabajadores que ayer cogieron la baja médica y no se presentaron a trabajar, lo que Panrico atribuyó a presiones sindicales. El resultado global es que han sido los trabajadores menos afectados por la rebaja, los de administración y los centros de distribución, donde UGT tiene mayoría, quienes han decidido el futuro de los más afectados. Como consecuencia de ello, Santa Perpètua no se cierra, como amenazaba Panrico si no se acataba la propuesta de la Generalitat.

La empresa encadena tres ejercicios con pérdidas de 200 millones y consideraba intolerables los costes salariales de Santa Perpètua, el 40% superiores a las otras 12 plantas que tiene en la península Ibérica. De ahí que la votación de ayer resuelva parte del conflicto, pero no todo. Al negar validez al referendo, CC OO, cuyos afiliados votaron no el sábado a la rebaja salarial en una asamblea, mantiene la convocatoria de huelga para mañana. El sindicato tiene reservada cita en el Tribunal Laboral para tratar de iniciar un nuevo proceso mediador, pero el lunes la dirección de la empresa aseguró que no tenía noticia del tema.

Mientras, UGT, interpretó ayer el sí a la rebaja como una victoria, un aval, del comité intercentros, donde tiene mayoría. Con todo, el sindicato reclamó a la dirección de Panrico “que asuma el esfuerzo realizado por la plantilla y mantenga su compromiso de garantizar la viabilidad de la planta de Santa Perpètua y los puestos de trabajo”.