El PSOE de Jaén planea excluir a Mar Moreno de la lista andaluza

Griñán se verá obligado a intervenir en favor de la consejera de la Presidencia La dirección del PSOE de Málaga deja a su suerte a la presidenta del partido

José Antonio Griñán estrena su blog electoral.
José Antonio Griñán estrena su blog electoral.

Elaborar una candidatura electoral es siempre muy complicado en todos los partidos. Pero en el PSOE andaluz lo es aún más porque sus expectativas no son al alza sino a la baja. Ninguna de las ocho provincias se salva de esta circunstancia. En esta ocasión, el secretario general del PSOE andaluz y candidato a la presidencia de la Junta, José Antonio Griñán, va a tener que emplearse muy a fondo con algunas direcciones provinciales para que el núcleo de dirigentes que trabajan con él de manera más cercana vayan en las candidaturas. Y lo tendrá que hacer, si quiere hacerlo, desde luego en Jaén.

La ejecutiva provincial del PSOE de Jaén no va a mover ni un músculo ni va a proponer que la consejera de la Presidencia, Mar Moreno, figure en la lista por esta provincia, según han indicado a este periódico varias fuentes socialistas. La candidatura va a estar encabezada, casi toda seguridad, por la consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, y a partir de ahí se alternarán un hombre y una mujer en cumplimiento de la ley Electoral de Andalucía que obliga desde 2008 a todos los partidos que concurren a los comicios autonómicos a presentar listas cremalleras.

Moreno es la número dos del Ejecutivo de Griñán y además es la portavoz del Gobierno andaluz. También es un referente para algunos socialistas andaluces. Su ausencia de las listas o en un puesto donde no es seguro que salga va a obligar a Griñán a intervenir, algo que, según las fuentes consultadas, aún no ha hecho.

Las instrucciones del nuevo secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del candidato socialista a la presidencia de la Junta, José Antonio Griñán, es que haya listas de integración y consenso en las candidaturas al Parlamento andaluz. ¿Qué significa eso? Significa que las mayorías deben contar con las minorías y que ese acuerdo debe verse reflejado en las papeletas electorales. Porque aunque el PSOE está dividido y hay un sector crítico andaluz a la actual dirección, dar un nuevo pase de la película del espectáculo del congreso sería letal para un partido que ya está en las últimas. Lo ocurrido en el congreso está haciendo meditar a Griñán, ahora también presidente federal, acerca de si la estrategia seguida ha sido la acertada, según varias fuentes.

En el caso de Jaén, Mar Moreno no es una pieza provincial más, sino que forma parte del puzle regional, de cómo quedan en el conjunto de la comunidad los que apoyaron a Alfredo Pérez Rubalcaba —y ganaron— y los que apostaron por Carme Chacón —y perdieron— en el 38º congreso federal.

La intención de la ejecutiva provincial de Jaén que dirige Francisco Reyes en la secretaría general y preside Gaspar Zarrías es no incluir por iniciativa propia a la consejera de la Presidencia en una lista que ha liderado en las dos convocatorias anteriores. Y lo hizo porque Zarrías dio un paso atrás.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero de la intención al hecho hay una distancia política considerable. Fuentes de la dirección regional no dieron ningún crédito a esta posibilidad y aseguraron que Griñán no iba a permitir esa operación. “Mar Moreno está siendo rehén de una provincia crítica con la dirección regional”, aseguran estas fuentes, que dan por hecho que la consejera de la Presidencia irá de número tres. Ya ese puesto representa un cierto “castigo” a la portavoz del Ejecutivo.

Desde Jaén también se puso el acento en “la disciplina” de esta agrupación con las directrices del secretario general. Griñán tiene previsto hablar con los barones provinciales para trasladarle que quiere paz en las listas.

Visualizar su mando en plaza es lo que ha querido el secretario general del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña, cuando el mismo día de la clausura del congreso federal propuso a Luis Pizarro como cabeza de lista. Pizarro, que dimitió como consejero de Gobernación por un encontronazo con Griñán, está en la retaguardia del sector crítico andaluz. Dejando claro quién manda, Cabaña está dispuesto a negociar el resto de la lista.

En Málaga, los mensajes de integración o no han llegado o no han sido escuchados. El sector crítico que lidera Josele Aguilar no espera ningún gesto de la dirección provincial de Miguel Angel Heredia. Este está dejando a su suerte a muchos de los que le han apoyado estos años, escudándose en que la dirección no está planteando a las asambleas ningún nombre. Así la presidenta del PSOE andaluz, Rosa Torres, a la que Heredia dejó fuera en la lista de delegados al congreso, está haciendo campaña por ella misma entre los militantes. Igual le ha ocurrido a su antecesora en el cargo, Marisa Bustinduy. En Málaga hay circulando una propuesta de candidatura encabeza por el consejero de Turismo, Luciano Alonso, seguido de un pelotón de delegados de la Junta, por lo que de confirmarse, el mensaje de desbandada ante la inminente llegada del PP al Gobierno sería esclarecedor.

En Córdoba, lo más probable es que la candidatura la encabeza su secretario general, Juan Pablo Durán; al igual que en Almería, muchos están proponiendo a su secretario, José Luis Sánchez Teruel, quien irá de dos si ese puesto lo ocupa la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves.

En Sevilla, el secretario general, José Antonio Viera, una vez aceptado que Griñán y su antigua número dos y coordinadora de la campaña, Susana Díaz, ocuparán los primeros puestos, quiere decidir en el resto.

Al igual que Pizarro y Aguilar simbolizan en sus provincias al sector crítico, afín a Rubalcaba, en Sevilla la persona que encarna esa imagen es Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en Almería Martín Soler y en Córdoba, Joaquín Dobladez.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS