Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía pierde posiciones

El primer dirigente regional tras Griñán es noveno en la ejecutiva

Gaspar Zarrías saluda tras ser elegido miembro de la ejecutiva. Ampliar foto
Gaspar Zarrías saluda tras ser elegido miembro de la ejecutiva.

La nueva ejecutiva federal del PSOE incluye a seis andaluces. Pero esta representación, pese a ser igual en número que en la última dirección, ha perdido posiciones. El primer andaluz tras José Antonio Griñán, que asume la presidencia del PSOE, es Gaspar Zarrías, que ocupa la secretaría número nueve, la de Ciudad y Política Municipal. Este veterano político era antes también el primer andaluz, pero estaba entre los cinco primeros puestos al frente de Relaciones Institucionales y Política Autonómica.

Después de Griñán, que sucede otra vez a Manuel Chaves, y Zarrías se encuentra la directora del patronato de la Alhambra, la granadina María del Mar Villafranca, quien llega a la máxima dirección socialista de la mano de la secretaria provincial, Teresa Jiménez, una de las cinco que se posicionó a favor de Carme Chacón. Villafranca sucede a su paisana Cándida Martínez.

El resto de andaluces se suma a la dirección federal socialista con puestos en las vocalías. En este grupo ha situado Zarrías a la portavoz en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, quien se desmarcó del apoyo explícito a Chacón de su secretario provincial, Miguel Ángel Heredia, para respaldar públicamente a Rubalcaba.

El alcalde de La Rinconada, Juan Fernández, ha llegado a la ejecutiva de la mano del actual secretario provincial de Sevilla, José Antonio Viera, quien ha protagonizado el más duro enfrentamiento con la dirección regional tras denunciar “presiones ilegales, inmorales e ilícitas” para favorecer a Chacón. Fernández, a quien apuntan en el partido como aspirante a suceder a Viera, acompañará a María José Fernández, alcaldesa de Lebrija y quien ha respaldado a Chacón de la mano de la secretaria de Organización andaluza, Susana Díaz.

El expresidente del PSOE Manuel Chaves pasará con el exvicesecretario general del partido, José Blanco, al comité federal, máximo órgano del partido entre Congresos, donde también estarán Chacón y algunos de sus seguidores andaluces, como Susana Díaz y el portavoz parlamentario, Mario Jiménez. Sus nombres han estado en la lista aprobada ayer, pero no así el de José Antonio Viera, pese a que la candidatura incluía a los secretarios provinciales. No obstante, Viera no pierde su puesto en este comité, en el que se sientan 17 andaluces, ya que lo mantiene como representante autonómico desde el último congreso regional.

Tanto Viera como Jiménez y Díaz intentaron ayer cerrar las heridas dejadas por la campaña a la secretaría general del PSOE. Mientras Viera insistía en que “eso”, en relación a las denuncias de presiones “ilícitas e inmorales” es “ya pasado”, Díaz dijo cerrar el congreso “contenta y satisfecha”. “Ha merecido la pena porque el resultado responde a lo que queríamos los socialistas andaluces", dijo Díaz, quien aseguró que la nueva Ejecutiva “representa a todos los socialistas”.

Mario Jiménez, quien ha respaldado a Chacón hasta el último momento, se deshizo también en elogios hacia la nueva ejecutivo y en especial hacia Gaspar Zarrías.

De la nueva dirección dijo que “está bien hecha como todo lo que sale de la mano de Alfredo [Pérez Rubalcaba]”. Según dijo, la ejecutiva es “inteligente” y “cohesiona” al partido para enfrentarse a la “tormenta económica” con “instinto y sentido común”.

Lejos de admitir que Andalucía perdía puestos en la dirección federal con respecto a la última organización, Jiménez destacó especialmente la elección de Zarrías para la Secretaría de Ciudad y Política Muncipal. “Es muy importante para Andalucía su presencia en un área fundamental para la recuperación del PSOE”, afirmó.

Según dijo, el equipo elegido es “para cuatro años”, con lo que quiso descartar que las elecciones andaluzas vayan a marcar un nuevo periodo de cambios en la dirección socialista.

Zarrías respondió con llamamientos a la unidad y afirmó que la presidencia del Griñán en el PSOE es también una “apuesta fuerte” por su candidatura como candidato a la Junta de Andalucía. También quiso restar importancia a la situación en la que ha quedado la dirección del PSOE tras su apoyo a Chacón. “Nadie debe sentirse derrotado”, afirmó.