Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PINTURA

Cultura organiza una ruta virtual por la Valencia de Sorolla

Los aficionados a la obra del pintor, o los turistas en general, pueden recorrer los puntos clave de su ciudad natal en la vida del artista.

Exposición permanente de Sorolla en el Museo de Bellas Artes de Valencia
Exposición permanente de Sorolla en el Museo de Bellas Artes de Valencia

Joaquín Sorolla nació el 27 de febrero de 1863 en una finca en el número 4 de la calle de las Mantas de Valencia, aunque entonces se llamaba calle Nueva. Muy cerca de la tienda de tejidos Sis Dits que regentaban sus padres. Fue bautizado en la iglesia de Santa Catalina, la misma en la que se casaron sus padres. Después sus padres se trasladaron al número 6 de la calle de Barcelona.

Y así, a base de direcciones y fotografías sobre un mapa, los aficionados a la obra del pintor, o los turistas en general, pueden recorrer los puntos clave de la ciudad de Valencia en la vida del artista. El secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll, y el director del Consorci de Museus, Felipe Garín, presentaron ayer la Ruta Sorolla, una iniciativa en Internet (www.institucionsorolla.gva.es) para dar a conocer mejor la vinculación del pintor con su ciudad natal.

Con un coste de 6.000 euros, según Garín, y solo “una inversión de ilusión, esfuerzo y ganas de llevar al maestro a los cinco continentes”, según Ripoll, la Institución de Investigación y Estudios Joaquín Sorolla ha puesto a punto la herramienta en apenas seis meses a petición del secretario autonómico. Una iniciativa que en Cultura esperan ampliar a otros valencianos destacados.

También información de los museos

La página web de la Generalitat no solo remite a puntos de la ciudad vinculados con la biografía del pintor, como el Cementerio General de Valencia en el que reposan sus restos, sino que también remite al monumento que le ofrenda la ciudad, a los museos e instituciones que atesoran sus cuadros, y a enclaves emblemáticos que figuran en sus obras.

Así, el turista virtual podrá visitar las escalas de la Lonja, escenario del cuadro El grito del Palleter. Pero si no se da prisa puede que no vea la Casa dels Bous, donde los pescadores guardaban los bueyes que tantas veces reflejó en sus cuadros, y que se encuentra en mal estado de conservación.

Más información