Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pastel de 4,3 millones de viajeros para la competencia

Vueling es el mayor candidato a la hora de pelear por los viajeros de rutas como la de Madrid, Sevilla o Venecia

La competencia en el aeropuerto de El Prat es feroz. Desde que se inauguró la nueva terminal 1 en 2009 el número de pasajeros transportados no ha dejado de crecer. Vueling es la reina de la pista 7,7 millones de pasajeros transportados el año pasado. Le seguía hasta ayer Spanair, con 4,3 millones de pasajeros. En tercera posición, Ryanair. La aerolínea irlandesa de bajo coste irrumpió en el panorama barcelonés en septiembre de 2010. Sus agresivas campañas de precios pusieron más complicadas las cosas a sus competidoras. Ahora se ha abierto la veda para captar los 4,3 millones de pasajeros que Spanair transportaba.

Spanair tenía hasta ayer 19 rutas domésticas, 11 europeas, cuatro a África y una a Asia. Ayer, solo unas horas después de anunciar el fin de sus vuelos, varias compañías ya se habían organizado con la Generalitat y el Ministerio de Fomento para ofrecer alternativas. Porque muchas de las rutas de Spanair ya las operaban. La rápida respuesta da muestras de que cubrir su hueco no será muy complicado.

Vueling es el candidato más avanzado a la hora de pelear por esos viajeros, especialmente por los de rutas donde competían, como la de Madrid, Sevilla o Venecia. Entre sus objetivos de la temporada del verano que viene ya anunciaron que aportarían fuerte por El Prat, con una inversión de 325 millones y cinco nuevos aviones para su flota catalana. Ayer la compañía ya anunció que aumentará la frecuencia de algunas rutas y estudia adelantar el lanzamiento de cinco destinos que pensaba operar a partir de marzo.

Ryanair tampoco dejará pasar la oportunidad. La empresa todavía no ha levantado sus cartas, pero hace unas semanas, cuando presentó sus rutas desde Girona dijo que su intención era crecer mucho en El Prat. “Si la Generalitat deja de una vez de malgastar el dinero en Spanair, estamos en posición de coger alguna de sus rutas”, lanzó Michael Cawley, vicepresidente de la compañía.

También las compañías con las que operaba en código compartido algunos destinos podrán hacerse cargo de las rutas que ahora deja Spanair. Al margen de sus operaciones en Barcelona-El Prat, la aerolínea tenía también una presencia importante en Madrid-Barajas, donde el año pasado registró 2,8 millones de pasajeros. También allí Ryanair y Vueling aprovecharán el hueco que deja la catalana.