Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del PSOE

La mayoría del PSOE de Málaga también se rompe

Los críticos, que apoyan a Rubalcaba, logran un tercio de los delegados

Miguel Ángel Heredia (izquierda) y José Aurelio Aguilar se abrazan al término del congreso. Ampliar foto
Miguel Ángel Heredia (izquierda) y José Aurelio Aguilar se abrazan al término del congreso.

La provincia andaluza en la que la división interna en el PSOE adquiere un tinte casi tradicional no se ha puesto de acuerdo tampoco ante el congreso federal que elegirá dentro de dos semanas en Sevilla al nuevo secretario general entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón. En el congreso celebrado ayer para la elección de delegados, la candidatura oficialista encabezada por el secretario provincial, Miguel Ángel Heredia, y en la que esta vez iba integrado el sector crítico que le plantó cara en los congresos anteriores y que lidera el consejero de Turismo, Luciano Alonso, consiguió el 67,8% de los votos, con lo que llevará 22 representantes. La lista de la corriente Socialistas Hoy sumó el 32,1% de las papeletas y ha logrado colocar a 10 delegados, resultado que considera un éxito y que significa un serio toque de atención a la ejecutiva provincial en la toma de posiciones ante el congreso que después de las elecciones autonómicas de marzo deberá elegir la nueva dirección malagueña.

Ello explica el contraste de la severidad de algunos rostros de los ganadores de la votación, y la indisimulada satisfacción de los perdedores.

Aunque la corriente Socialistas Hoy sí mostró sus preferencias por Rubalcaba, en tanto los oficialistas prefieren mantener en reserva las suyas, las dos candidaturas de delegados en la elección de ayer no obedece en realidad a una clave federal, sino a los problemas internos arrastrados por la organización provincial agravados en mayo con la debacle en las elecciones municipales que supusieron la pérdida de la Diputación, de las cinco principales alcaldías que mantenía en la provincia, y del control de las dos mancomunidades de municipios de la Costa del Sol. La corriente crítica que ayer se enfrentó al aparato empezó a conformarse tras aquellos comicios, para exigir autocrítica, debate interno y un cambio de actitud de la dirección provincial, y dio el paso adelante definitivo tras las elecciones generales del 20 de noviembre, aglutinando además a una parte significativa de la mayoría que aupó a Heredia a la secretaría provincial.

El coordinador de Socialistas Hoy, José Aurelio Aguilar, justificó ayer la candidatura alternativa. “Defiende un modelo de partido radicalmente distinto al que durante los dos últimos años hemos tenido, más democrático, más transparente y más participativo”, argumentó. Criticó comportamientos de la actual ejecutiva y puso el caso mismo del congreso de ayer como ejemplo de la necesidad de una “cultura democrática”, ya que consideró “que no queda estéticamente bonito” que presidiera el cónclave “un destacado miembro de una de las candidaturas”, en alusión a Luciano Alonso.

También lamentó que el congreso de ayer no fuera completo y no estuvieran representadas agrupaciones históricas como la de Ronda, dirigida por una gestora desde que hace cuatro meses fueran detenidos por presunta corrupción el secretario local, el ex alcalde y otros dos ediles más. “Una cosa es decir que es necesario cambiar, lo que hay que hacer, y otra cosa es hacerlo, sobre todo cuando le afectan a uno mismo, y una de las cosas que más daño nos hace es decir unas cosas y hacer las contrarias”, censuró Aguilar a la actual dirección. El cabeza de la lista alternativa reprochó también a la ejecutiva provincial que haya tratado de confundir a los militantes con la identificación de esta corriente. “No le consiento a nadie, de ninguna manera, que diga que estamos en contra de José Antonio Griñán”.

Aguilar recriminó también a la dirección provincial del PSOE de Málaga que "oculte" su posicionamiento a favor de Rubalcaba o Chacón, que recordó es el asunto que motiva y centra el congreso federal, y consideró que no hacerlo es “un menosprecio a los militantes”. “Se les pide la voluntad, el apoyo, pero no se sabe para qué”, lamentó.

El discurso de Miguel Ángel Heredia por el contrario eludió la cuestión de fondo del congreso y, en lugar de afrontar cuestiones de organización interna o de renovación de discurso y mensaje, apeló a “la responsabilidad” de los militantes para mantener una unidad que consideró esencial para el gran objetivo, que dijo es ganar las elecciones autonómicas del 25 de marzo. La defensa de su propuesta de delegados siguió el guión de un mitin de campaña electoral, en lugar de situarse en el debate interno sobre la secretaría general. “Si alguien tiene que ganar el próximo congreso federal es Griñán”, proclamó Heredia.

Sobre la base de este objetivo, Heredia justificó no pronunciarse entre Rubalcaba o Chacón y reivindicó la “neutralidad activa” que propugna Griñán. “Todos me han dicho que ahora más que nunca es importante la unidad porque es mejor para las elecciones andaluzas, para Griñán”, insistió.