Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV se plantea censurar a la portavoz guipuzcoana

Los nacionalistas piden a Ugarte y a Garitano que den explicaciones en las Juntas

El portavoz del PNV en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Markel Olano (izquierda) en una comparecencia junto a Eneko Goia. Ampliar foto
El portavoz del PNV en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Markel Olano (izquierda) en una comparecencia junto a Eneko Goia.

El PNV no ha dado carpetazo a la disputa política que mantiene con Bildu en Gipuzkoa a cuenta de las críticas de la portavoz foral, Larraitz Ugarte, a la “mala gestión” de la anterior Diputación y las dudas que sembró sobre el destino de los 247 millones de euros de sobrecoste en la construcción de carreteras durante el mandato de los peneuvistas. Si la titular de Infraestructuras Viarias se reafirma en sus “acusaciones”, el PNV contempla activar la llamada “moción de censura individual”, un mecanismo legal que, en caso de prosperar, obligaría al diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, a proceder al cese “inmediato” de Ugarte y sustitución.

La petición se ha cursado después de que la portavoz foral se preguntara el pasado martes “adónde ha ido a parar” el desfase de 247 millones en obras. El PNV dijo que Bildu ha traspasado las “líneas rojas” con esta insinuación y “escupido repetidamente la mano” que les tendió tras facilitar la aprobación de los primeros presupuestos de Bildu.

Aprobar una moción “individual” supone el cese inmediato de un diputado

El PNV está “a la espera” de la actitud que muestre la portavoz foral cuando acuda a la Cámara provincial. El grupo de Olano no descarta presentar una moción de censura contra la diputada Ugarte acogiéndose al artículo 59 de la norma de Organización Institucional, Gobierno y Administración de Gipuzkoa. Esta figura legal está prevista si se aprecian “responsabilidades directas” adquiridas por un diputado “dentro del área de su competencia”. Su tramitación exige los mismos requisitos que una moción contra el diputado general, salvo la presentación de un candidato. Debe presentarse con el apoyo de al menos 15 junteros —el PNV tiene 14 representantes— y aprobarse por mayoría absoluta, lo que obliga al PNV a recibir el apoyo de socialistas y el PP. Los nacionalistas también han estudiado la opción de acudir a los tribunales.

Por su parte, la izquierda abertzale aseguró ayer que la polémica responde al intento del PNV de “desviar la atención de los agujeros negros” que ha dejado en la mencionada institución.

Más información