Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ernest Maragall arremete contra la dirección del PSC

El exconsejero de Educación del tripartito amenaza con romper la disciplina de voto en el Parlament

Ernest Maragall.
Ernest Maragall.

Ernest Maragall, que fue consejero de Educación con José Montilla, se despachó ayer en su blog contra la nueva dirección del PSC y amenazó con romper la disciplina de voto en el Parlament. "El congreso lo ha ganado, como estaba escrito (...), la mayoría orgánica que dirige la organización desde hace 20 años", dice en la primera de las conclusiones que extrae.

En la segunda arremete contra "la continuidad más o menos disfrazada de las personas claves del periodo anterior, que mantienen posiciones y cargos", en referencia a José Zaragoza y Miquel Iceta. El primero ha sido excluido de la ejecutiva, como Ernest Maragall, y el segundo no asiste a las reuniones.

"Estoy convencido de que en nuestro partido existe mucha rabia contenida, demasiado silencio autoaplicado, mucha soledad personal o de pequeños colectivos, demasiado respeto por quien quizá no lo merecía", afirma.

"Estoy convencido de que en nuestro partido existe mucha rabia contenida, demasiado silencio autoaplicado"

Maragall hizo una aparición fugaz en el congreso e intervino en el plenario cuando se debatió la gestión de la ejecutiva saliente, a la que pertenecía. El exconsejero no da importancia a que por primera vez en la historia del partido hubiera votación secreta del informe de gestión, igual que en la elección del primer secretario, que fue separada de la que se realizó para formar la nueva dirección.

Censura que no hubiera sobres, ni cabinas, ni una "preparación previa del voto", y se congratula del "castigo" del 35% (votos en contra más abstenciones) que sufrió la dirección saliente. Maragall apoyó a Àngel Ros como primer secretario, aunque a última hora el alcalde de Lleida se retiró y pidió que se votara a Joan Ignasi Elena, que obtuvo un 25%. Fue un "“éxito indiscutible", dice. Sobre el acuerdo de celebrar primarias a la francesa para el candidato a la Generalitat y otros cargos, no hace comentarios.

Maragall afirma que "no tiene edad" (68 años) para liderar una corriente de opinión, pero se ofrece a quienes lo hagan y dice comprender a los militantes que se dan de baja. Sobre los tres años de legislatura que quedan, anuncia que si la defensa de sus ideas "implica entrar en contradicción explícita con las posiciones que el PSC o su grupo parlamentario adopte", así lo manifestará, "actuando con la máxima coherencia y transparencia por medio del mecanismo más apropiado".