Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poder como arma erótica de destrucción masiva

La Sala Trono de Tarragona fabula con reuniones secretas del Club Bilderberg a través de números de cabaré

Oriol Grau da vida a un veterano general en 'Bildelberg Club Cabaret'
Oriol Grau da vida a un veterano general en 'Bildelberg Club Cabaret'

El Club Bilderberg es una cumbre secreta que se convoca una vez al año y a la que asisten unos 130 empresarios, políticos, académicos, militares o miembros de la realeza con más poder e influencia de todo el mundo. Las reuniones se suceden desde 1954 durante tres días en hoteles de cinco estrellas y están rodeadas de secretismo y misterio. En 2010 el encuentro tuvo lugar en Sitges, donde llegaron a blindar calles para preservar la intimidad de los asistentes. El ex secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, el director de la Organización Mundial de Comercio, Pascal Lamy, el expresidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, la Reina Beatriz de Holanda, el matrimonio Gates, o el banquero estadounidense David Rockefeller han sido algunos de sus participantes. Entre los asistentes españoles, ha trascendido la implicación de la Reina Sofía, la banquera Ana Patricia Botín o el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. El Club Bilderberg también es conocido como “gobierno mundial en la sombra” y sobre él planean teorías conspirativas que le atribuyen la planificación de la guerra de Irak o la crisis económica mundial.

¿Pero cómo es realmente este encuentro de poderosos? Para desvelar más pistas, la Sala Trono de Tarragona ofrece una reunión de urgencia de la organización gracias a la obra de teatro Bildelberg Club Cabaret. Sus miembros son el público asistente al espectáculo y acceden a él tras pasar rigurosos controles policiales. El montaje es una producción propia de este teatro tarraconense y el texto lo han creado Toni Orensanz y Oriol Grau. Este último también ejerce de director y protagonista. Así, Grau encarna a un veterano General, quien explica una amenaza de última hora: Se han publicado archivos confidenciales en Internet y los intereses del Club están en entredicho. Durante toda la obra intentarán matar sin éxito al autor del descalabro; el fundador de Wikileaks, Julian Assange. Pero en el espectáculo también desfilan médicos, monjas, espías, banqueros, científicos, vedettes y hasta un extraterrestre, interpretados por los actores Paloma Arza y Josep Ferré. Exponen teorías sobre el control de la natalidad, el cambio de papeles en el liderazgo del mundo, o la conveniencia de poner de moda en las televisiones a mujeres vestidas con poca ropa.

El hilo de la obra son los números de cabaré a través de los que se desgranan los planes del Club. Los tres actores cantan, danzan, recitan poesía, hacen magia, streapteasse, y hasta combates de esgrima. “Empezamos a crear la obra hace un año, queríamos hacer un cabaré que huyese de los esterotipos y en el que la política tuviese un papel destacado”, explica Grau. La música la ha compuesto Enric Xato Grau, del grupo Dr Calypso y la obra transita entre lo cómico y lo satírico. “Queremos hacer reír pero también concienciar al público, el trabajo del artista es señalar las cosas”, dice Grau.

Como si de una reunión real se tratara, los espectadores también puede ejercer su derecho a voto. “A veces hay sonrisas contenidas entre ellos, les hacemos levantar la mano y posicionarse sobre temas espinosos, sin que se den cuenta”, afirma Ferré.

Bildelberg Club Cabaret se representa en la Sala Trono los viernes, sábados y domingos hasta el 8 de enero. “Ese mismo mes también estaremos en Granollers e Igualada”, relata Arza. Además, ya buscan teatro en Barcelona para instalarse y planear más reuniones de este selecto Club de poderosos.