Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para seguir el congreso del PSC

Los principales interrogantes del 12º encuentro del PSC en el Palacio de Congresos de Cataluña

Entre hoy viernes y el domingo, 830 delegados del Partit dels Socialistes (PSC) van a despejar el futuro de su partido. Estos son algunos interrogantes y claves del congreso de los socialistas que empieza hoy en Barcelona.

¿Cuál es el calendario del congreso?

El 12º congreso del PSC se inicia este viernes en el Palacio de Congresos de Cataluña, en Barcelona. Salvo imprevistos y que afloren en toda su crudeza las divisiones de las familias socialistas, acabará el mediodía del domingo. La mañana de la primera jornada se dedicará a los saludos protocolarios, entre ellos el del presidente del PSOE, Manuel Chaves. Por la tarde se votarán, entre otros, el informe de gestión del primer secretario, José Montilla, quien no opta a la reelección. La jornada del sábado es para los debates de las comisiones. De noche y de madrugada los aspirantes que mantengan su candidatura es posible que negocien largas horas para consensuar una lista única y los nombres de la dirección. Haya o no acuerdo, la o las candidaturas se votarán el domingo por la mañana y se elegirá a la comisión ejecutiva y otros órganos de dirección del partido. Al mediodía se votarán las resoluciones y se proclamarán los resultados. Posteriormente, se clausurará el congreso con la intervención del secretario de organización del PSOE, Marcelino Iglesias, y del nuevo primer secretario del PSC.

¿Qué y quién es el aparato?

El llamado aparato del PSC es un núcleo muy reducido de dirigentes que ha gobernado el partido, en ocasiones con mano de hierro, desde el 7º congreso, celebrado en Sitges en 1994. El tridente del aparato está compuesto por el primer secretario, José Montilla; el secretario de organización, José Zaragoza, y el viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta. Montilla es ahora senador; Zaragoza, diputado, e Iceta parlamentario autonómico. El congreso de este fin de semana supone la defenestración política de los tres, aunque probablemente sigan formando parte de la comisión ejecutiva, integrada por unas 40 personas, pero con un papel secundario.

¿Quién participa en el congreso y cómo se eligen para que lo hagan?

Participan 830 delegados, casi 400 menos de los que acudieron a los congresos de 2008 y 2004. Los delegados han sido elegidos por las agrupaciones o sectoriales del partido y aunque en su momento la reducción de delegados provocó algunas quejas, no se ha impugnado ninguna de esas elecciones. Además, asistirán más de 1.300 invitados que tendrán voz, pero no voto, como ocurrirá con los delegados. El PSC tiene 273 agrupaciones, 32 sectoriales y las juventudes del partido. Todas aportan delegados de manera proporcional a los militantes. El PSC asegura tener 90.000 afiliados, entre militantes y simpatizantes.

¿Qué es el sector catalanista?

El PSC se define como un partido catalanista, pero este adjetivo se emplea, en ocasiones, para definir a un sector que puede representar el 20% del partido. Se trata de un grupo heterogéneo, del que forman parte los seguidores más fieles del expresidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y del exlíder del partido Raimon Obiols. Los obiolistas son la única corriente catalanista organizada desde hace años bajo la denominación de Nou Cicle y funcionan de manera autónoma del resto de sectores catalanistas, como lo prueba que en este congreso presentan un candidato, Joan Ignasi Elena, distinto del que apoyan Maragall y algunos de los que fueron consejeros suyos en la Generalitat. El sector catalanista abomina de la actual dirección, procedente del área metropolitana de Barcelona, y se caracteriza por exigir un discurso autónomo del PSOE y una voz propia en el Congreso para ahogar las eternas críticas de CiU de que el PSC es un partido sucursalista de los socialistas españoles.

¿Cómo están las relaciones con el PSOE?

A diferencia de lo que ocurre con las federaciones que tiene el PSOE por toda España, el PSC es un partido autónomo nacido en 1978 de la fusión del PSC Congrés, el PSC Reagrupament y la Federación Catalana del PSOE. Otra cosa distinta es que los socialistas catalanes consideran al PSOE su partido hermano y tienen firmado un protocolo de relaciones que data de hace 30 años y que ahora proponen revisar todos los candidatos a liderar el PSC. Las relaciones con la dirección del PSOE se han caracterizado por diversos momentos de tensión a causa del empeño del PSC de adoptar algunas decisiones de manera autónoma y sin que primara siempre el interés de la gobernabilidad de España que reclamaban los socialistas españoles. Así, por ejemplo, el PSOE nunca vio con buenos ojos los dos Gobiernos tripartitos que se formaron en Cataluña, por las repercusiones que podrían acarrear en el apoyo parlamentario de CiU a Rodríguez Zapatero, de la misma manera que el PSC vivió como una traición que el presidente del Gobierno pactara el Estatuto con Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida y de espaldas a los socialistas catalanes.

¿Quiénes son los aspirantes a suceder a Montilla?

Tras la renuncia de Miquel Iceta, quedan tres aspirantes a suceder a José Montilla. Pere Navarro, alcalde de Terrassa (Vallès Occidental), de 52 años y licenciado en biología, es el candidato al que se da por ganador del congreso por amplia mayoría. Navarro es el aspirante mejor visto por la actual dirección y tiene el apoyo de las principales federaciones del partido. A su favor tiene que encarna las ansias de renovación que exigen la militancia, pues solo lleva tres años en la actual ejecutiva, aunque milita en el PSC desde hace más de 30. En su contra, juega su falta de experiencia política más allá del mundo municipal y el desconocimiento entre la ciudadanía. Àngel Ros, alcalde de Lleida, de 59 años, se caracteriza por un discurso que tiene en el catalanismo su principal reclamo y está más situado al centro que Navarro. A su favor juega la crítica a la actual dirección y la necesidad de un cambio profundo y en su contra, su anunciada voluntad de ser candidato a la presidencia de la Generalitat más que liderar el PSC. Finalmente, Joan Ignasi Elena, exalcalde de Vilanova i la Geltrú (Garraf), de 43 años, entraña el catalanismo que gobernó el PSC hasta 1994. Ese es el centro de su discurso desde hace años, a diferencia de Ros, lo que constituye uno de sus activos. En su contra juega que se le identifique con un sector del partido que quedó descabalgado en 1994, aunque siempre han mantenido su cuota de poder en la ejecutiva.

¿Cómo se elige la dirección?

El reglamento que regirá este congreso establece que los candidatos al cargo de primer secretario han de proponer una ejecutiva que se somete a votación. Hasta ahora solo se presentaba una lista y, por tanto, el líder del partido podía configurar una candidatura que aglutinara todas las sensibilidades. La incógnita de este congreso es saber si, finalmente, se votará más de una candidatura. De ser así, la derrotada quedaría excluida de la nueva dirección, con lo que el nuevo PSC que se pregona que surgirá estos días podría nacer más dividido que nunca. La solución pasaría, como pretende algún aspirante, por que se haga una interpretación laxa del reglamento y se vote al primer secretario, como hace el PSOE, y después a la ejecutiva. Eso permitiría al vencedor elaborar una candidatura que integrara todas las sensibilidades.

¿Qué hará José Montilla?

Después de 17 años al frente del partido, José Montilla dejará de ser primer secretario del PSC. Esta semana tomó posesión como senador por designación autonómica, lo que generó una polémica incluso en su propio partido dada su condición de expresidente de la Generalitat. Se da por descontado que seguirá formando parte de la próxima dirección, pero lo que se desconoce es si ocupará algún cargo simbólico, como el de presidente del PSC en sustitución de Isidre Molas, o se le relegará a un papel secundario.

¿Qué acuerdos se esperan del congreso?

Al margen de la renovación total de la dirección, se espera que el congreso apruebe la celebración de elecciones primarias a la francesa para elegir a los principales candidatos en todas las elecciones: la Generalitat, las europeas, las generales y en las poblaciones de más de 50.000 habitantes para las municipales. Serían elecciones abiertas a los militantes, los simpatizantes y la ciudadanía comprometida con los valores socialistas. También se espera aprobar la obligación de todos los cargos electos en el Parlamento catalán, las Cortes o el Parlamento Europeo, de rendir cuentas anualmente ante las asambleas locales del partido y los consejos de federación del PSC.

¿Qué pasa con el candidato a la Generalitat?

El PSC elige ahora a la nueva dirección y aplaza para dentro de un año su candidato a la Generalitat. Con toda probabilidad, se realizará por el sistema de primarias a la francesa a doble vuelta. Navarro dijo desde el primer día que quería liderar el partido y aspirar a ese cargo, mientras que Àngel Ros siempre ha mostrado un especial interés en ser candidato más que en dirigir el PSC. Nadie duda de que ambos participarán en ese proceso, además de la exconsejera Montserrat Tura, que ya compitió en su día con Jordi Hereu por la alcaldía de Barcelona en unas primarias que perdió.

¿Qué papel desempeña la federación de Barcelona?

La federación del PSC de Barcelona es, junto con la del Baix Llobregat, la que más delegados aporta (140 cada una). En todo el proceso precongresual se ha posicionado a favor de Pere Navarro en perjuicio de Miquel Iceta, militante de Barcelona y que esta semana ha anunciado que renunciaba a la carrera sucesoria por falta de apoyos. Entre otros, de sus propios compañeros. La llegada de Navarro puede reconciliar a la federación de Barcelona con la dirección del PSC, que en su día intentó apartar a Jordi Hereu como candidato a la alcaldía de Barcelona.

Más información

  • Lee la entrevista digital con Miquel Noguer, responsable de Política de EL PAÍS Cataluña