Lo mejor de 2021

Los 10 mejores videojuegos de 2021

A pesar de la pujanza económica del género y su penetración cultural, entre los títulos aparecidos este año no encontramos ni las grandes obras ni las superproducciones a las que nos habíamos (mal)acostumbrado

Radiografiar cómo le ha ido al mundo del videojuego en 2021 no es fácil. Si en 2020 facturó unos 150.000 millones de euros (mejor no comparar con otras industrias culturales o de ocio), todo apunta a que al cierre de estos doce meses esa cifra será mayor. Y esto contando con el descafeinado aterrizaje de la nueva generación de consolas (las nuevas Play Station y Xbox), cuyas ventas, en el año que tienen de vida, han sido torpedeadas por la escasez de chips y los problemas globales de distribución. Con todo, la Play Station 5 se convirtió en junio en la máquina de Sony que más rápidamente alcanzó los 10 millones de unidades vendidas. ¿Qué significa esto? Que aun con trabas, cada vez hay más jugadores; que las historias, personajes y sentimientos que los videojuegos proponen van sedimentándose en la sociedad a todos los niveles. La excelente serie de Netflix Arcane, la adaptación de The Last of Us que rueda nada menos que HBO y la voluntad de Amazon de hacer lo propio con la epopeya espacial Mass Effect son solo algunos ejemplos de cómo el imaginario de los juegos va permeando la cultura popular.

Y, sin embargo, si analizamos los títulos aparecidos este año no encontramos ni las grandes obras ni las superproducciones a las que nos habíamos (mal)acostumbrado. No hay que ser agoreros (hay varios artículos en internet preguntándose si en cuestión de títulos este ha sido el peor año de la historia de los videojuegos), pero lo cierto es que se esperaba más. Tras alguna cancelación y muchos retrasos, 2021 quedará como el preludio de un 2022 en el que las principales desarrolladoras pondrán toda la carne en el asador con varios de los títulos más esperados de la historia reciente: Elden Ring, Breath of the Wild 2 y God of War: Ragnarok.

En orden, este año los cinco mejores juegos según los votos de los expertos consultados por Babelia han sido: It Takes Two, Ratchet & Clank: Una dimensión aparte, Resident Evill Village, Metroid Dread y Psychonauts 2. Buenos juegos. Alguno, excelente. Pero cabe preguntarse legítimamente si hubieran estado en posiciones tan elevadas otro año. En plata: económicamente, los videojuegos han sacado un sobresaliente, pero su calidad ha sido menor. Con todo, ha habido joyas, como ese It Takes Two coronado aquí como juego del año.

Estos días, el anuncio de la gigantesca compañía Ubisoft de introducir NFT jugables (objetos únicos que los usuarios podrán comprar y vender) augura un futuro en el que el género moverá (aún) más dinero. Y es que, mientras algunos siguen enfrascados en estériles (y a estas alturas, un poco absurdos) debates sobre si los videojuegos fomentan la violencia o usan imágenes sexualizadas, lo cierto es que el medio digital sigue su propio camino, creando debates reales y enfrentando problemáticas concretas con repercusión mundial. Esperemos que la industria y los creadores sepan encararlos con honestidad este año a punto de comenzar. Las expectativas son muy altas.

Los diez mejores videojuegos del año

It Takes Two

Hazelight Studios

Una maravilla que se sitúa como ganador por derecho propio. Un juego con estética cartoon para dos jugadores en el que un matrimonio roto, convertido en dos muñecos, debe enfrentarse a los peligros de su propia casa para salvar a su hija. La forma en la que la ayuda mutua de los dos jugadores sintetiza el vínculo que se repara entre marido y mujer es un ejemplo perfecto del poder narrativo y sensorial que los videojuegos pueden llegar a transmitir.

Ratchet & Clank: Una dimensión aparte

Insomniac

Nueva iteración de la saga de plataformas y aventuras Ratchet & Clank, el juego es toda una maravilla visual y una experiencia divertidísima y gratificante para todo tipo de públicos. Una estética digna de la mejor película de Pixar y una nueva mecánica que implica saltos dimensionales que hace de su ritmo algo (todavía) más frenético.

Resident Evil Village

Capcom

Una pesadilla maravillosamente violenta. Otra vuelta de tuerca a la saga más famosa de zombis del mundo de los videojuegos. En este caso, la maldición que persigue al protagonista ataca un pueblo rumano; un escenario abierto y conectado donde este juego en primera persona despliega todos sus encantos (y sustos).

Metroid Dread

MercurySteam

Desarrollado por el estudio español MercurySteam, este juego de acción en dos dimensiones es de lo mejor del año, y lo mejor de Nintendo Switch. La cazarecompensas espacial Samus Aran vuelve a la vida con una entrega excepcionalmente difícil pero estimulante, y envuelta en un apartado visual sencillamente apabullante.

Psychonauts 2

Double Fine

La estética como de película de Tim Burton que reviste esta aventura de plataformas y acción esconde ideas maravillosamente retorcidas: los pshychonauts, esa agencia de espías capaces de entrar en las mentes de la gente, se enfrentan a ideas tan complejas como los miedos a la maternidad, los terrores infantiles o los abusos. Una mezcla de humor macabro y seriedad que funciona como un reloj suizo.

Deathloop

Arkane Studios

12 Minutes, Outer Wilds, Forgotten City… cada vez son más los juegos que basan su narrativa en un bucle temporal (lo que vivía el protagonista de El día de la marmota, para entendernos). Una estructura que da buenos resultados en cine o literatura, pero que exprime todas sus posibilidades en los videojuegos. Para muestra, este Deathloop, en el que nuestro protagonista en primera persona debe acabar con varios asesinos en un tiempo determinado. Divertido y muy adrenalítico.

Returnal

Housemarque

Otro juego basado en un bucle temporal. En este caso, en un escenario espacial muy novedoso y con mucha acción en tercera persona. Y algo que lo diferencia de casi todos los demás juegos de esta lista: una dificultad elevadísima, que hace que el juego no sea para todo el mundo pero que, si consigue atraparte, no puedas dejar de jugarlo. Uno de los primeros aldabonazos de la Play Station 5.

Forza Horizon 5

Playground Games

Un juego que no inventa la rueda (chiste fácil) pero que sí mejora casi todos los apartados posibles que un juego de conducción puede tener, además de refinar todas las formas que puede tener un juego del género: carreras, coleccionismo, rallies, personalización estética… Un apartado gráfico increíble completa el círculo. Imprescindible.

Inscryption

Daniel Mullins Games

Daniel Mullins ha vuelto a demostrar por qué es uno de los autores que mejor entiende el lenguaje del videojuego. El creador sorprende con su nueva obra, Inscryption, un roguelike de creación de mazos de cartas que toma elementos de clásicos como Magic, con la salvedad de que se diferencia de todos ellos por no centrarse tanto en la construcción del mazo como en el enfrentamiento en sí. En cómo utilizar tus cartas, de una en una, hasta derrotar a tu rival. Con el paso del tiempo te das cuenta de su carácter único e idiosincrásico, con reglas retorcidas. Una obra que te hace abrir la mente para descubrir una historia tan fascinante como su narrativa. Solo imaginable como videojuego.

Nier Replicant

Cavia

Yoko Taro es uno de los genios vivos del mundo interactivo. Su obsesión por la rejugabilidad añade capas narrativas a sus juegos, que se convierten en artefactos sucesivos, con narrativas concéntricas como las capas de una cebolla. Este Nier (su nombre completo es NieR Replicant ver.1.22474487139...) es la versión anabolizada de su gran juego de 2010. Todo un acierto que acerca el universo del genio a muchos jugadores.

Una selección de Sergio Carlos González Sanz, Borja Ruete, Mariela González, Sara Borondo, Francisco Miguel Espinosa, Ángel Luis Sucasas, Borja Vaz, Paula Sáez y Jorge Morla.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Jorge Morla

Jorge Morla es redactor de EL PAÍS. Desde 2014 ha pasado por Babelia, Cierre o Internacional, y colabora en diferentes suplementos. Desde 2016 se ocupa también de la información sobre videojuegos, y ejerce de divulgador cultural en charlas y exposiciones. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En