TEATRO | CRÍTICA DE 'EL ENFERMO IMAGINARIO'

Un cuento médico

Josep Maria Flotats pone en pie ‘El enfermo imaginario’ con vuelo teatral y sin descuidar detalle

Josep Maria Flotats, en un ensayo de 'El enfermo imaginario'.
Josep Maria Flotats, en un ensayo de 'El enfermo imaginario'.Sergio Parra

Argán tiene una mala salud de hierro: se queja de mil achaques, sin otra causa que su aprensión. Josep Maria Flotats, su intérprete, vuelve a los dominios de Molière, su patrón en la Comédie-Française, con una muy divertida, vivaz y zigzagueante puesta en escena de El enfermo imaginario, con producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Bajo su batuta, esta comedia sobre el miedo a morir, la aprensión infinita, el corporativismo médico, la tiranía doméstica y la bonhomía (virtud encarnada por Beraldo, hermano de Argán, y por Tonina, criada que suple con sentido común la insensatez de su amo) es un cruce donde se entrelazan con alegría el retablo de marionetas y el entremés de figuras.

Pantalone en ciernes, pelele al que todos torean, el Argán de Flotats tiene gracia, presencia y un trasfondo tierno. Anabel Alonso es una serveta de la comedia del arte italiana ágil, zascandil y resolutiva, muy bien guiada. Ambos son ejes de un reparto en el que sobresalen también el Beraldo cabal y cachazudo de Joaquín Notario; el Tomás Diarreus, polemista majadero y doctor en ciernes, de Francisco Dávila, y la Angélica grácil, pizpireta, de Belén Landaluce, actriz cuya determinación lleva al extremo con brillo cuanto Flotats le marca. En su interpretación, la muñequita del primer acto se transfigura en diplomática capaz de dar réplicas sucesivas contundentes a su padre, a su madrastra y al prometido que le han endosado. Las coplas de picadillo que se marcan Rubén de Eguía y Landaluce levantaron un aplauso generalizado en la noche del estreno.

Flotats pone la función en pie con vuelo teatral, sin descuidar detalle. La escenografía de Frigerio y Massironi es de una magnificencia versallesca. Tal y como lo ha dispuesto, todo acontece en el siglo XVII pero nos habla del aquí y ahora, en particular el acto tercero, cuando Molière viene a recordarnos que ningún mal debe remediarse causando otro mal mayor. La traducción de Mauro Armiño, precisa y eufónica, ayuda sustancialmente a establecer el puente entre épocas.

El director ha suprimido los ballets y cantables intermedios, según es costumbre. Por sorpresa, también ha eliminado el personaje de la hija menor de Argán, que tiene una escena de contacto físico estrecho con su padre y, según se indica en el programa de mano, debía ser interpretado en alternancia por cuatro niñas. Tomada esta medida y tomada también la decisión de pagarse de su bolsillo las pruebas de la covid-19, los actores actuaron sin mascarillas, contra lo anunciado días atrás.

El enfermo imaginario. Texto: Molière. Dirección: Josep Maria Flotats. Teatro de la Comedia. Madrid. Hasta el 27 de diciembre.

Lo más visto en...

Top 50