AJEDREZ

El primer Mundial femenino desde la pandemia se disputa, por naciones, en Sitges

La FIDE invita a la campeona mixta de España sub 18, María Eizaguerri, al ciclo del Mundial de mujeres

Vista general de la sala de juego, hoy en el hotel Meliá Sitges
Vista general de la sala de juego, hoy en el hotel Meliá SitgesNiki Riga/FIDE

El ajedrez vuelve poco a poco a los torneos presenciales tras año y medio de internet a tope por la pandemia. La Federación Internacional (FIDE) se esmeró en buscar la sede para la primera competición de élite femenina desde el duelo por el título individual en enero de 2020, que refleja el auge tras el enorme éxito de la serie Gambito de Dama. Y la encontró en Sitges, a 25 minutos del aeropuerto de Barcelona, donde la tradición de torneos importantes se remonta a 1934. Sesenta jugadoras en doce equipos de Europa, Asia y América competirán hasta el sábado.

El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, se mostró sorprendido el domingo durante el acto inaugural porque la proporción de ajedrecistas españoles es de una mujer por cada diez hombres (menor entre los jóvenes, pero muchas chicas dejan de jugar en la adolescencia). Y eso que España está entre los países con más jugadoras. De los cien mejores del mundo solo uno es mujer.

El asunto es tan sorprendente (la fuerza física no influye para nada en el ajedrez) como difícil de resolver a corto o medio plazo porque el deporte mental por excelencia sigue teniendo una etiqueta social de masculinidad en la mayoría de los países. Lo ideal sería introducirlo masivamente en las aulas como herramienta educativa para los niños y niñas de 3 a 6 años, pero eso llevará tiempo. Mientras tanto se discute -el sábado habrá una mesa redonda en Sitges sobre esto- si es mejor eliminar los torneos exclusivamente femeninos, como ha hecho España con los campeonatos nacionales de todas las categorías, o mantenerlos para que las chicas no pierdan el estímulo de ser campeonas tras ganar competiciones de mujeres.

En su conferencia de prensa matutina de hoy, el ruso Arkady Dvorkóvich, presidente de la FIDE, se ha mostrado partidario de estimular el mantenimiento de los torneos femeninos. Incluso está pensando en que las ayudas económicas a las federaciones de países en desarrollo se condicionen a que tengan un campeonato nacional femenino cada año. Aunque luego ha matizado: “Quede claro que nosotros respetamos lo que quiera hacer cada país. Y que el ajedrez está muy avanzado concretamente en España, y por tanto es normal que su visión sea distinta a la de la mayoría”.

La octacampeona de España Sabrina Vega prefiere que se busque un punto de equilibrio: “El ajedrez es uno, pero hay que respetar los tiempos, y queda mucho camino por recorrer. Por ahora tiene pleno sentido que siga habiendo Mundiales y Europeos Femeninos, y también que los campeonatos nacionales de muchos países sean separados”. Su objetivo a corto plazo es más pragmático: “Hay que hacer visible el ajedrez femenino”.

María Eizaguerri, hace dos años en el Casino de Huesca
María Eizaguerri, hace dos años en el Casino de HuescaOliver Haupt

Dvorkóvich anunció en esa reunión con la prensa que la FIDE ha decidido dar una invitación directa -que suele reservarse a jugadores con méritos muy especiales- en el Gran Suizo (clasificatorio para el Torneo de Candidatas) que se disputará a finales de octubre en Riga (Letonia). Y ese comodín será para María Eizaguerri, quien hace un mes ganó el Campeonato de España mixto sub 18 en Salobreña (Granada) y se convirtió en la primera mujer que lo consigue, en cualquier categoría. La aragonesa está de acuerdo con Vega: “De momento, y de acuerdo con mi propia experiencia, creo que sería mejor mantener la separación de sexos en los Campeonatos de España de todas las edades. Comprendo que si eso lo digo precisamente yo resulta llamativo. Pero estoy convencida de que es lo mejor, para que la campeona de España sea quien haya superado a las demás chicas, no la mejor mujer en un torneo con hombres”.

Dos días después de que un centro comercial de Vigo (Travesía, gestionado por Carrefour) patrocinase la partida de exhibición en una plaza pública entre Anatoli Kárpov y el alcalde, Abel Caballero, el Mundial Femenino por Naciones en Sitges está indirectamente patrocinado (a través de la FIDE) por Motiva, una empresa de implantes mamarios. Ambas cosas eran impensables hace un par de años. David Llada, jefe de Comunicación y Mercadotecnia de la FIDE, lo resalta: “Es el mayor patrocinio de la historia del ajedrez femenino. Incluye el Torneo de Candidatas y el Mundial individual. E invertiremos gran parte de ese ingreso en actividades que promuevan específicamente el ajedrez femenino”.

La selección española (Matnadze, Vega, Marta García, Calzetta y Eizaguerri) se estrenó en la primera jornada con sendas derrotas ante dos de las favoritas, Rusia (0-4) e India (1,5-2,5). Los doce equipos están repartidos equilibradamente (de acuerdo a su escalafón inicial) en los Grupos A (Federación Rusa, Armenia, Azerbaiyán, India, España y Francia) y B (Georgia, Kazajistán, FIDE América, Ucrania, Polonia y Alemania). Los cuatro primeros de cada grupo se cruzarán en cuartos de final. Se juega a 45 minutos por bando y diez segundos adicionales tras cada movimiento. Todas las jugadoras pasaron una prueba de antígenos antes de la primera ronda.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS