Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia juzga a un médico que minimizó el impacto de la polución y ocultó que le pagaba una petrolera

Michel Aubier está acusado de perjurio por testificar ante el Senado sin advertir que era asesor de Total

La justicia francesa comienza este miércoles un proceso contra el conocido neumólogo francés Michel Aubier, acusado de no haber revelado durante un testimonio bajo juramento ante el Senado que recibía pagos de la petrolera Total. Es la primera vez que una persona en Francia es juzgada por perjurio ante el Senado y es también la primera que la cámara alta del Parlamento se constituye en parte civil de la acusación. Aubier ha recibido en Francia el apodo de “doctor diésel” por su insistencia en minimizar el impacto del diésel en la salud, algo que le han criticado muchos de sus colegas en más de una ocasión. Su defensa asegura que, pese a su vínculo económico con la petrolera, Aubier no tenía ningún conflicto de intereses y que su testimonio fue sincero.

El neumólogo Michel Aubier
El neumólogo Michel Aubier AFP

El Senado francés quería, en 2015, saber más sobre el “coste financiero y económico de la polución del aire”. Para ello, llamó a testificar a uno de los especialistas más reputados del país, el neumólogo Michel Aubier, por aquel entonces profesor de Medicina Respiratoria de la Universidad Denis Diderot de París y jefe del servicio de neumología del hospital Bichat de París. Aubier aseguró, entre otros, que el vínculo entre de casos de cáncer y la polución era “extremadamente débil”. Justo antes de empezar la ronda de preguntas, Aubier había levantado la mano y jurado “no tener vínculo alguno con actores económicos” que pudiera suponer un conflicto de interés. Un juramento que, según reveló la prensa un año más tarde, resultó ser falso, y que ahora le puede costar muy caro. La condena por “falso testimonio por juramento” prevé hasta cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa.

Tal como denunciaron primero los periódicos Libération y Le Canard Enchaîné, es médico asesor de Total desde hace 20 años. Además, forma parte desde 2007 del consejo de administración de la Fundación Total. Solo entre 2012 y 2014, la petrolera le pagó más de 300.000 euros a Aubier, informó esta misma semana Le Monde.

“No hay conflicto de interés porque sus funciones en Total eran exclusivamente médicas”, ha adelantado su abogado

“Esas actividades no han influido de ninguna manera en mi opinión sobre la polución del aire y el diésel. Jamás, realmente jamás, me ha pedido Total que haga algo así, no es para nada mi papel y jamás lo habría aceptado”, aseguró Aubier a Libération cuando este diario reveló los vínculos económicos del médico y la petrolera. Esa será, agrega ahora el diario, la línea de defensa ante la justicia: “No hay conflicto de interés porque sus funciones en Total eran exclusivamente médicas”, ha adelantado su abogado, François Saint-Pierre, al rotativo. “Además, ha publicado numerosos artículos sobre la nocividad del diésel, lo que demuestra su independencia”, agregó.

Tal como resalta el diario, pese a esos artículos, la verdad es que Aubier, que entretanto se ha jubilado, es conocido en Francia por sus declaraciones públicas en sentido contrario, hasta el punto de exasperar a sus colegas. El año pasado, durante el programa de la cadena France 5 Allô docteurs, Aubier relativizó una vez más el peligro cancerígeno de la polución. “No creo que el hecho de estar expuesto a una polución ambiental, como la que hay en ciudades como París, predisponga al cáncer de pulmón salvo si hay otro factor que lo favorezca, como el tabaquismo”, dijo. Tras sus declaraciones, media docena de médicos, entre ellos alergólogos, radiólogos y cardiólogos exigieron públicamente una “rectificación” de Aubier, al considerar que sus afirmaciones “van en contra de los principales estudios médicos, especialmente los de la Organicación Mundial de la Salud (OMS), que en 2012 clasificó al diésel como cancerígeno y en 2013 hizo lo mismo con la polución atmosférica”. A partir de este miércoles, Aubier repetirá sus argumentos, esta vez, sin embargo, ante un juez.