Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sumar o restar

Los prepotentes, restan; los humildes, suman. Los que están ciegos, mudos y sordos frente a los desmanes, restan; los que asumen los errores o les dan batalla, suman.

Rafa Nadal en el Open de Madrid 2017.
Rafa Nadal en el Open de Madrid 2017. GTRESOLINE

Quiero que vuelva Coco. Abro paréntesis. Ese peludo, azul, desgarbado y delgaducho muñeco que enseñaba en Barrio Sésamo conceptos básicos como dentro-fuera, arriba-abajo o cerca-lejos a los niños españoles durante las décadas de los 80 y 90. Cierro paréntesis.

Necesito que me ilustre porque me pierdo en la selva en la que han convertido algunos la política, la justicia, la economía e incluso el deporte. Al grano: hay gente que suma y gente que resta. Los prepotentes, restan; los humildes, suman. Los que están ciegos, mudos y sordos frente a los desmanes, restan; los que asumen los errores o les dan batalla, suman. Los que son capaces de ponerse en lugar del débil, suman; los que se muestran incapaces de ver más allá de su ombligo, restan. Los que destrozan al prójimo con sus enmiendas a la totalidad, restan; quienes buscan resquicios que iluminen el mundo, suman. Los que separan, restan; los que tienden puentes, suman. Quienes tiran la toalla y asumen fácil la derrota , restan; quienes se superan y confían, suman.

Pueden seguir el juego con tantas comparaciones como quieran y ponerles nombres y apellidos. Yo me mojo: la perseverancia, la superación y la sencillez de Rafa Nadal, suma; los pájaros de mal agüero que vaticinaron que sus tardes de gloria quedaban relegadas a un palmarés soberbio pero pasado, restan. Esto no va de potencia de saque, profundidad de drive o contundencia en el remate, sino de tener claro que si le dices a un cateador adolescente "Rafa ha ganado. Si él puede, tú también", lo pilla a la primera.