Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes árabes son tan machistas como sus padres

La mayoría de los hombres quiere controlar cómo visten sus esposas, según una encuesta

Una chicas caminan por las calles de Túnez.
Una chicas caminan por las calles de Túnez.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) vuelve a encabezar este año las preferencias de los jóvenes árabes como modelo al que les gustaría que se pareciera su país (36%) y lugar preferido para vivir (35%), según la encuesta sobre Juventud Árabe de ASDA’A Burson-Marsteller. Dada la imagen de EAU, la elección parece proyectar un deseo de modernidad que se compadece mal con el hecho de que la mayoría de los hombres (hasta el 90% en algunos lugares) espera controlar a sus esposas, desde cómo se visten hasta con qué frecuencia mantienen relaciones sexuales, de acuerdo con un estudio de la ONU y Promundo.

Esta investigación, más amplia en el número de encuestados aunque limitada a cuatro países (Egipto, Líbano, Marruecos y los territorios palestinos), no se centra específicamente en los jóvenes, sino en las actitudes masculinas hacia la igualdad de género. Sin embargo, para sorpresa de muchos observadores, ha constatado que las nuevas generaciones son tan conservadoras o más que sus padres respecto a los derechos de la mujer.

Menos de la mitad de los entrevistados considera que las mujeres deben tener el mismo derecho a trabajar que los hombres. Aunque al menos una cuarta parte declara apoyar la igualdad para las mujeres, la mayoría opina que el cometido principal de estas es el hogar.

Lo que es aún más llamativo, las propias mujeres siguen apoyando los papeles tradicionales. Si bien más del 70% de las encuestadas defienden su derecho al trabajo, la mayoría está de acuerdo en que si este escasea, los hombres deben tener prioridad. Aquí, sin embargo, los autores han detectado un avance generacional. A diferencia de los jóvenes, las jóvenes son más abiertas que sus madres o abuelas.

Desde el primer Informe sobre Desarrollo Humano en el Mundo Árabe en 2002, los expertos de la ONU vienen advirtiendo del coste que la marginación de la mujer está teniendo para esta región geopolítica y el Banco Mundial ha cuantificado esas diferencias. EAU ha tomado nota de ese lastre y se ha embarcado en la promoción de sus ciudadanas.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.