Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué todas las mujeres de la música trabajan en comunicación (y no son directivas)?

Hablamos con seis profesionales que trabajan en el ámbito musical y les preguntamos si para ellas sigue resultando más difícil alcanzar puestos de responsabilidad

Jimena Sporleder, de Charco
Jimena Sporleder, de Charco

Según un estudio reciente, en nuestro país solo hay un 22% de mujeres en puestos de dirección, un 10% menos que en el año 2012. En el ámbito musical no existen datos que confirmen esta situación pero entre las más de 50 empresas que integran la Asociación de Promotores Musicales (APM), poco más del 10% cuentan con mujeres en lo más alto de la pirámide.

Por su parte, Ticketea elaboró un informe que tampoco deja en muy buen lugar a la industria. La plataforma analizó los 250 conciertos más multitudinarios del año 2016 y concluyó que el 77% no tenían “ninguna mujer como artista o solista principal, o como miembro del grupo protagonista de la actuación”. Y en los 20 festivales más grandes de España, “solo el 15'4% de las artistas eran mujeres, o bandas que incluyen mujeres entre su formación principal.” Aunque lo más sorprendente es que el 55% de las compradoras fueron mujeres. Para combatir esta situación han surgido iniciativas como Territorio de nabos, que pretende “visibilizar la brecha de género en el ámbito musical.”

Analizamos estos datos con 5 trabajadoras veteranas y les preguntamos si en alguna ocasión se han enfrentado a situaciones de desigualdad en el sector.

Jimena Sporleder

Es responsable de comunicación en Charco, una agencia de música dedicada al desarrollo de artistas iberoamericanos.

“En el sector de la música hay un claro dominio masculino en los mandos de dirección y el aporte femenino generalmente está limitado a los puestos de ejecución. Y aunque cada vez somos más las que trabajamos en la música, la balanza sigue estando desequilibrada y se nota en cualquier evento o reunión del sector. Afortunadamente en 2016 se creó la Asociación de Mujeres en la Industria de la Música para hacer más visibles estas cuestiones.

Pero en la música las decisiones las siguen tomando los hombres. Aunque los resultados son siempre distintos dependiendo de la persona que lo haga, creo que las mujeres tenemos una percepción más amplia a la hora de dirigir. Que la música sigue siendo un entorno muy masculino es algo que no se puede negar, pero la buena noticia es que cada vez somos más mujeres. Yo en mi caso jamás me sentí discriminada ni profesional ni personalmente.

Trabajar en la música requiere una implicación y una carga laboral que más que full-time muchas veces se convierte en full-life, pero creo que muchas profesiones han dado este giro como consecuencia de las nuevas tecnologías. Lo bueno es que, en este caso, el arte salva.”

Zara Sierra y Xiana Fumega

Fundaron Desvelo en 2015 y desarrollan proyectos culturales en el ámbito de la música.

¿Por qué todas las mujeres de la música trabajan en comunicación (y no son directivas)?

“Xiana se ocupa de la contratación y de la producción de las giras; y Zara de la comunicación y la prensa. El trabajo de management lo compartimos con Álvaro García. En nuestro sector, la mayoría de las agencias están dirigidas por hombres y las mujeres suelen desempeñar puestos de gran responsabilidad, pero siempre como ejecutoras, sin capacidad para tomar decisiones. Esta era nuestra situación hasta que empezamos con Desvelo.

Ahora tomamos las decisiones después de establecer un diálogo con el artista y teniendo en cuenta cuáles son sus objetivos. Esta forma de trabajar, con los cuidados en el centro, es algo más propio de empresas dirigidas por mujeres. Pero la música en nuestro país se mueve de acuerdo a los códigos del patriarcado. Tradicionalmente, a las mujeres se nos ha encomendado casi en exclusiva la relación con la prensa, pero ahora hemos aprovechado esa herramienta para colocar en la agenda mediática nuestras reivindicaciones.

La música en nuestro país se mueve de acuerdo a los códigos del patriarcado. A las mujeres se nos ha encomendado la relación con la prensa, pero lo hemos aprovechado para colocar nuestras reivindicaciones

Y sí, la mayoría de las bandas las componen hombres, pero ahora se le da más cancha a bandas formadas por mujeres porque los festivales se han visto forzados a incorporarlas. La política de cuotas es necesaria para compensar una desproporción brutal. Y en cuanto a la producción, siento que cada vez somos más mujeres, como en el equipo del Low Festival. Quizás la parte más técnica de las giras y los conciertos sigue siendo eminentemente masculina, porque es más difícil ver una técnico de PA o una backliner. Aun así, se asume que si estás en una producción es más lógico que seas la responsable de taquilla, del catering o la jefa de prensa, antes que la jefa de producción. Y se dirigen siempre a los técnicos antes que a nosotras.

En cuanto a la discriminación, la sufrimos a diario, pero lo importante es saber responder a ello y señalar estas situaciones. Creo que debemos hablar de las herramientas que tenemos a nuestra disposición para enfrentarlas. Y en cuanto a la conciliación, creo que es un problema que trasciende el género: esta profesión requiere jornadas interminables, viajes frecuentes y trabajar de noche, y eso tiene que ver con reivindicaciones laborales que hemos de enfrentar como sector. Aunque es cierto que las mujeres tenemos el problema añadido de que los cuidados familiares se consideren responsabilidad exclusiva nuestra.”

Lorena Jiménez

Fundó hace una década La Trinchera Comunicación, una agencia de comunicación y promoción cultural dedicada principalmente a la música.

¿Por qué todas las mujeres de la música trabajan en comunicación (y no son directivas)?

“El de la comunicación y promoción es el único sector de la industria musical en donde hay una mayoría femenina. La gran parte de las “promocioneras” somos mujeres; de hecho, en mi empresa no trabaja ningún hombre. Esta situación también se da en el ámbito de la producción aunque no de la misma forma.

Aun así, cada vez hay más mujeres en puestos de relevancia. Pero eso está cambiando; incluso más desde que hace un año se formó MIM, la Asociación de Mujeres de la Industria Musical. A través de esta asociación y de las diferentes acciones que estamos llevando a cabo, el papel de la mujer en la música (y en todos los sectores) se está visibilizando cada vez más. Porque no es cierto que la mayoría de bandas estén compuestas por hombres; es sólo que se les da más visibilidad tanto en los medios como en los festivales.

Y por supuesto que me he sentido discriminada en mi profesión, pero también me ha pasado por la calle, en un autobús e incluso en mi entorno personal. Es algo educacional con lo que hay que luchar día a día. En mi caso soy una privilegiada porque puedo decidir con quién trabajo y con quién no. Y si alguna actitud me resulta ofensiva no tengo ningún problema en decirlo. El tema de compaginar la vida personal es complicado, pero este es el trabajo que elegí y me apasiona. Soy madre y cuando estoy de viaje siempre me preguntan cómo me las apaño con la maternidad. Pero a mi pareja, con un trabajo similar al mío, no le pasa.

María Ballesteros

Es directora de comunicación en el festival Mad Cool, que se celebra los días 6, 7 y 8 de julio en Madrid.

¿Por qué todas las mujeres de la música trabajan en comunicación (y no son directivas)?

“En Mad Cool gran parte del equipo está integrado por mujeres. Desde la comunicación al booking pasando por el ticketing y la producción. Llevo 10 años trabajando en distintas áreas de la industria y tengo que decir que haber llegado hasta mi puesto actual ha sido solo resultado de trabajar duro. Nunca me he sentido discriminada; todo lo contrario. La música es un sector en el que cualquiera con capacidad de trabajo, sentido común, espíritu de equipo y buenas ideas puede encontrar su hueco.

Y la toma de decisiones no es una cuestión de género sino de sentido común, buen gusto y creatividad. Bajo mi punto de vista, el trabajo bien hecho no entiende de sexos. Yo empecé en esto con 18 años y he pasado por muchos lugares: firmas de moda como Davidelfín; trabajé como compositora para Universal, como cantante de jingles para publicidad y en varias revistas de moda y estilo de vida como Icon y Marie Claire. He procurado trabajar duro, ser humilde y aprender de todo el mundo.

Porque tener la oportunidad de contribuir al desarrollo de la cultura de un país es una tarea difícil pero muy enriquecedora. Por eso le dedico mi vida a la música: porque quiero y porque creo en ella. Es una forma de vivir con sacrificios y privilegios, como escuchar antes que nadie los discos que aún no han salido al mercado, viajar y conocer a gente interesante, pero cuando trabajas en lo que te apasiona los horarios se difuminan y lo único que importa es hacerlo bien.”

Beba Naveira

Es responsable de comunicación, prensa y relaciones públicas en el festival Primavera Sound, que se celebra del 29 de mayo al 4 de junio en Barcelona.

¿Por qué todas las mujeres de la música trabajan en comunicación (y no son directivas)?

“Me ocupo de cuidar de la imagen de la marca, de diseñar la campaña publicitaria o de producir los contenidos propios que se comparten por los canales de comunicación del festival. Pero la actividad que realizo es bastante transversal porque la compagino con tareas relacionadas con el ámbito de la producción, sobre todo en los meses previos a la celebración del evento.

En mi sector las decisiones las toman los hombres porque son ellos quienes suelen ocupar los cargos de mayor responsabilidad, aunque siento que la situación está cambiando. La incorporación de más mujeres al sector está resultando muy positiva porque normalmente tenemos una sensibilidad diferente y afrontamos los problemas desde otra óptica. Pero creo que la clave para tomar las mejores decisiones y crecer profesionalmente pasa por complementarnos y aprender los unos de los otros.

Y aunque la música todavía siga siendo un terreno en donde existe desigualdad, considero que no solo debemos fijarnos en lo que vemos encima del escenario sino también en cómo está la situación en la propia industria musical. Y en ese sentido desde que comencé mi andadura hace diez años veo que cada vez hay más mujeres. En mi caso nunca he experimentado discriminación por ser mujer aunque quizás soy la excepción que confirma la regla porque en alguna ocasión sí que he presenciado algunas situaciones o he visto algunas actitudes de ese tipo a mi alrededor.”

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.