Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terrorismo, desempleo y corrupción

Nuestro país ha sido dañado enormemente por el terrorismo, el desempleo y la corrupción; hasta el punto de ser estas las tres principales preocupaciones de una mayoría de ciudadanos. Cuando creíamos que el terrorismo local daba sus últimos coletazos, apareció el terrorismo yihadista, que, tras golpearnos en 2004, continúa latente. El desempleo, que pensábamos que era una lacra que lleva implícita el sistema democrático, siempre nos acompañó, aunque durante la dictadura no estaba registrado exhaustivamente. Cuando hablamos de corrupción, la diferencia con la preconstitucional es la presión que ejercen los medios para que afloren casos que de no ser así, quedarían ocultos.

Aunque nos moleste escuchar cada mañana los actos terroristas, la cifra de desempleados y los casos de corrupción, lo triste sería no poder saberlo. La única manera de combatir estas tres lacras es teniendo información sobre ellas.— José Solano Martínez. Cartagena (Murcia).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.