Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por esto Rihanna ha vuelto a ser la reina de Coachella

Faltan horas para que termine un festival lleno de momentos, pero en el que una vez más la de Barbados ha demostrado que no tiene rival

Rihanna recoge un premio por su actividad con fines solidarios en la Universidad de Harvard el pasado febrero. Ampliar foto
Rihanna recoge un premio por su actividad con fines solidarios en la Universidad de Harvard el pasado febrero. Getty Images

Lady Gaga estrenó un nuevo tema durante su concierto en Coachella el fin de semana pasado, un hecho que por supuesto la convirtió en trending topic mundial en Twitter. El vestido de 30 euros que ha lucido Kendall Jenner en la cita musical de Indio (California) se ha convertido en un objeto viral agotado en todo el mundo y sus pelucas de colores fluor también han sido una de las novedades de este año en el llamado “festival del postureo”. Han pasado muchas cosas y han brillado muchas celebridades, como las hermanas Hadid, Emma Roberts o Paris Hilton. Pero a Rihanna le ha bastado una foto en Instagram para volver a arrasar en uno de los eventos que marcan la agenda de los famosos y las tendencias de la temporada cada año. Su look de Gucci ha sido lo más comentado del festival y sin duda la imagen más impactante de esta edición. Por si fuera poco, la cantante dejó otro momento llamativo unos días después y en el mismo recinto de Coachella.

 

" I can't go home yet, cuz enough people ain't seen my outfit "

Una publicación compartida de badgalriri (@badgalriri) el

El estilismo estaba basado en un mono de la cabeza a los pies de pedrería brillante. La diva se hizo una foto con el conjunto completo, es decir, con el pasamontañas que le cubría por completo el rostro con unas gafas de sol también con más incrustaciones glitter. Encima se puso unos shorts vaqueros y de calzado unas zapatillas con plataforma de su colección Fenty para Puma, y para completar el look una camiseta de tirantes también de Gucci, en blanco con el logo de la firma, y en la que había sobrescrito con rotulador negro el mensaje “el sentido común no es común”. Un eslogan de la colaboración de la artista y fotógrafa sevillana Coco Capitán para la marca italiana. La camiseta lucida por Rihanna, que cuesta unos 350 euros, se ha convertido en uno de los objetos más deseados y está agotada prácticamente en todo el mundo. Todo lo que llevaba puesto la superestrella suma unos 8.000 euros.

Rihanna "dándolo todo" en el concierto de Kendrick Lamar

El impacto del look de Rihanna ha sido total, y ha sido un nuevo acierto de su estilista Mel Ottenberg, responsable de algunos de los looks más icónicos de la de Barbados, como el vestido con cola en forma de pizza gigante que lució en la gala del Met o el prácticamente transparente que llevó a los premios de la moda de los diseñadores de America (CFDA). Ahora, el mono de pedrería que fue una de las grandes apuestas de Gucci en su colección otoño invierno 2017 también ha pasado a la historia gracias a Rihanna.

phresh out.

Una publicación compartida de badgalriri (@badgalriri) el

El pasado jueves la cantante volvió a ser la gran protagonista del festival. Asistió al concierto del rapero Kendrick Lamar, aunque esta vez lo que llamó la atención no fue su imagen. Rihanna abandonó la zona vip y se introdujo entre el público como una más. Los asistentes la grabaron, y se puede ver a la estrella totalmente entregada al concierto, algo de agradecer en un festival donde la mayoría de famosos acuden a lucirse y hacerse la foto, y para los que la música parece quedar como poco en un segundo plano. Rihanna ya sabe lo que es ser la que más llama la atención de las ediciones de Coachella. El año pasado por aparecer junto a Leonardo DiCaprio y hace dos por un escándalo relacionado con drogas. Esta edición dejó un momento más al terminar el concierto de Lamar. La cantante se perdió en el camino de 5 kilómetros que conecta los escenarios con la salida del festival. Hasta tres veces interrumpió su caminata y permaneció quieta preguntando a los transeúntes por dónde tenía que seguir para marcharse de allí.

Más información