Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuerpo del marido de la duquesa roja se exhuma el jueves

Rosario Bermudo dispondrá de la prueba definitiva para saber si es hija del esposo de la aristócrata y una asistenta

La duquesa de Medina Sidonia y José Leoncio González de Gregorio.
La duquesa de Medina Sidonia y José Leoncio González de Gregorio.

Este próximo jueves, Rosario Bermudo Muñoz, de 66 años, puede estar más cerca de ser reconocida como hija de Leoncio González de Gregorio y Martí, quien fue marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo Maura, conocida como duquesa Roja. La mujer apela ser descendiente del esposo de la duquesa y una sirvienta. Se apoya en pruebas particulares, pero la definitiva, la exhumación del cuerpo de González de Gregorio, será el día 23 y de ahí saldrá la muestra de ADN que dilucidará si él era su padre y tiene derecho a parte de una herencia que podría rondar los cuatro millones de euros.

Francisco Osuna, el abogado de Rosario, estará presente, según ha confirmado, en el cementerio de la pequeña localidad soriana de Quintana Redonda, donde está enterrado el presunto padre de la mujer.

Un equipo judicial, las partes que lo quieran y un médico forense tienen previsto exhumar el cuerpo y obtener restos, posiblemente de un fémur y de una pieza dental, para realizar la prueba de ADN y cotejarla con la que se extraiga de la saliva de Rosario.

La prueba final tardará entre 15 días y un mes y será determinante para el juicio que decidirá sobre quién era el padre de Rosario Bermudo. Osuna comentó que cuentan con una prueba particular que apunta en esa dirección con restos obtenidos de una botella arrojada por un familiar de Leoncio González. Pero esta no es concluyente, por lo que es fundamental la prueba ordenada ahora por la Audiencia de Madrid.

Rosario Bermudo mantiene que su padre es González de Gregorio y Martí y que la relación con su madre, que trabajaba como asistenta en su casa de Madrid, se mantuvo cuatro años antes de convertirse en aristócrata consorte de la duquesa de Medina Sidonia en 1955.

La decisión de la Audiencia de Madrid ratificó la adoptada de forma previa por un juez que aprobó la exhumación en junio. Bermudo, solo se ha pronunciado una vez sobre su relación con la aristocrática familia. "Mi madre me contaba que los dos estaban muy enamorados y que él supo que ella se quedó embaraza cuanto tenía cerca de 18 años. Pero en cuanto nací me llevaron a su casa y mi abuela Leticia (la madre de José Leoncio) nos echó”, aseguró entonces.