Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un bebé prefiere el teatro al móvil

Entre cero y tres años, los niños no tienen por qué tener contacto con las nuevas tecnologías. La imaginación es la clave para disfrutar

Los expertos recomiendan que de los cero a los tres años nuestros pequeños no tengan ningún contacto con las nuevas tecnologías. No se trata de eliminar la televisión del salón o esconder el móvil en un cajón para que vivan al margen, "pero si pasar con nuestros pequeños todo el tiempo posible y olvidarnos de usar las nuevas tecnologías como apaga-niños", explican desde la E.I. El Girasol.

"En la guardería", explica Susana, directora del centro, "no tienen ningún tipo de contacto con la tecnología ya que a estas edades la estimulación más adecuada es la que implica la interacción y el juego". "Entiendo, bueno no mucho, que los padres a veces las usen como relajo tanto para ellos como para los niños. Pero no comparto este comportamiento", añade.

"Las nuevas tecnologías a los niños de estas edades no les beneficia en nada porque no las entienden", explica Isabel, psicóloga del mismo centro. "No hay que ser talibán, pero si hacer las cosas con cabeza. Por ejemplo, si ponemos la televisión deberíamos evitar programas como el Telediario y que vean dibujos animados, adecuados para su edad, y siempre acompañados. La televisión no interactúa con el niño, pero sí que podemos hacerlo nosotros".

Ideas para olvidar las tecnologías

Desde esta escuela infantil, sus educadoras nos recomiendan buscar juegos y actividades acordes con la edad de los bebés. En sus instalaciones, los pequeños disfrutan de obras de teatro, de juegos con luces de colores o con la lectura de cuentos cada mañana, como se puede ver en el vídeo sobre estas líneas.

"Entiendo que montar un escenario en casa puede ser algo complicado, pero con unas cajas, rotuladores o un bolígrafo podemos, por ejemplo, señalar los objetos con palabras y jugar a nombrarlas o dibujar o simplemente salir a la calle (...) Hay miles de opciones que pueden sustituir a las nuevas tecnologías. Al fin y al cabo, no hay de que preocuparse, vivirán con ellas, alrededor de ellas e incluso en ellas, pero no hace falta que sea ahora, a estas edades", finaliza Susana.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información