Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El inglés tiene 3.000 palabras para decir “borracho”. ¿Y el español?

'Alpiste', 'lechuza', 'torrija'... Incluso la palabra más inocente puede estar estrechamente relacionada con la embriaguez

En la película 'Primos' (2011), Raúl Arévalo, Quim Gutiérrez y Adrián Lastra aprenden lo que es llevar una buena moña encima. Cordon

Es difícil dar con algún periodo histórico donde el alcohol, el sexo o el dinero no hayan despertado el entusiasmo del ser humano, sea de la condición social que sea. Ya en 1938, J.Y.P. Greig, uno de los principales cronistas del siglo pasado, escribió en el Edinburgh Review que "el principal estímulo del lenguaje eran el sexo, el dinero y el alcohol". Ochenta años después no podemos decir que se equivocara. Actualmente, según la lexicógrafa Susie Dent ha publicado en la BBC, los diccionarios de argot ingleses incluyen más de 3.000 palabras para referirse a la embriaguez.

En español, el catedrático Germán Suárez Blanco, autor del libro Léxico de la borrachera, asegura que ha encontrado unos 2.000 vocablos. "Tardé más de 14 años en terminar el libro. En aquella época, 1989, no era tan habitual trabajar con ordenador. Así que tuve que recoger en 10.000 fichas, que iba cotejando a medida que avanzaba la investigación, más de 2.000 términos relacionados con la borrachera", asegura este catedrático en lengua y literatura española.

"Todos los temas tabú generan gran cantidad de términos en lenguaje vulgar para referirse a ellos. El ingenio y el cambio de las costumbres provocan que la jerga se renueve continuamente"

Germán Suárez, autor del libro 'Léxico de la borrachera'

Suárez descubrió la enorme variedad de palabras relacionadas con la embriaguez durante los años que trabajó como inspector de policía. "En aquella época compaginaba el trabajo con mis estudios universitarios. Decidí documentar en un libro la riqueza del léxico de la borrachera porque me sorprendía la cantidad de términos sobre el alcohol que manejaban los jóvenes que detenía", explica.

Uno de los principales motivos por los que han surgido tantas formas de referirse a la borrachera ha sido la necesidad que hay de disfrazar el acto de beber. El argot callejero siempre ha funcionado a modo de eufemismo. De forma que solo los que están previamente informados del tema que se está tratando captan realmente la esencia de la conversación. Cuando el significado de las palabras en clave acaba siendo de dominio público llega el momento de inventar otra.

"Todos los temas tabú generan gran cantidad de términos en lenguaje vulgar para referirse a ellos. El ingenio y el cambio de las costumbres provocan que la jerga se renueve continuamente, de manera que no para de crecer", apunta Suárez. El experto en lexicografía histórica Pedro Álvarez de Miranda señala otro factor que estimula el incremento de estos términos: "La holgura del léxico de la embriaguez se debe en gran medida a la burla y a la risa asociada al acto de beber. La riqueza expresiva se mezcla con la economía del lenguaje, con el fin de decir algo usando el menor número de palabras posible".

Un tordo es un ave con fama de aturdida que no destaca por moverse con elegancia. Así que si bebes mucho, vas "como un tordo"

El término 'alcohol', de origen árabe (al-kuḥul), tiene más de 800 años y en un principio hacía referencia a las esencias que los alquimistas obtenían a través del proceso de destilación. Pero en inglés existían formas más discretas de referirse al alcohol, como la expresión Tiger’s milk (leche de tigre), que se refería a cualquier alcohol fuerte; o strip-me-naked (desnúdame desnudo), forma en la que llamaban a la ginebra a principios de 1800.

En español, palabras como alpiste (el alimento por antonomasia de los pájaros) se usan para referirse a cualquier bebida espirituosa. Leche también puede emplearse como sinónimo de vino, e incluso hay un cóctel a base de ginebra, canela y clara de huevo conocido como leche de pantera. Abrevadero (lugar donde beben ciertos animales) no designa a una bebida, pero hace referencia a los bares y tabernas donde acuden los que acostumbran a emborracharse.

El secretismo, mezclado con el humor, ha dado lugar a un cóctel de metáforas para hablar de refrescar el gaznate sin pudor. Incluso la palabra más inocente puede estar estrechamente relacionada al léxico de la embriaguez. El término borrachera ("banquete o función en que hay algún exceso en comer y beber", según la RAE) es el más extendido en España para referirse a la embriaguez. Pero hay muchas variantes.

Vamos con unas cuentas y su lugar de procedencia...

Formas de decir 'borrachera' en español

- Ir como un tordo. Un tordo es un ave con fama de aturdida que no destaca por moverse con elegancia. No sabe avanzar en línea recta y es difícil saber cuál va a ser su próximo movimiento. Más o menos lo que nos pasa a todos después de una noche de juerga que termina con nosotros pidiendo ayuda para parar un taxi.

- Tener una moña encima. ¿Te has puesto alguna vez un moño? Si es así, sabrás lo molesto que puede llegar a ser que algo te tire de la cabeza. Cuando se utiliza para la ebriedad tiene que ver con la sensación de pesadez y malestar que deja el exceso de alcohol, similar (quizá de forma exagerada) a la de llevar un moño.

- Vas como un lechuzo. La lechuza es famosa por su sed insaciable. Por lo tanto, beber como si no hubiera un mañana te convierte en un lechuzo, te guste o no.

- Estar cascado. Si llevaras una armadura de 25 kilos encima probablemente sentirías algo similar a estar cascado. Esta expresión hace referencia a la sensación de ser incapaz de hacer algo por la pesadez que arrastramos. O sea, cuando nos hemos pasado con las copas y no podemos articular palabra.

- Se me sube al campanario. Un campanario está en un lugar alto, ¿no? Pues eso, que se te ha subido a la cabeza. 

- Tener una trompa. ¿Te imaginas tener una trompa en lugar de una nariz? Sentirías algo muy pesado. Como cuando te has tomado unas cuantas copas.

- Vaya merluza llevas. Si has bebido tanto que tus poros transpiran alcohol a borbotones, no hay duda: vas como una merluza recién salida del agua.

- Ir cocido. Hace cuatro grados bajo cero, pero tú te sientes muy calentito (o cocido). Eso es que te has pimplado una botella de vino.

- Pillar una mona. Cuando bebes tanto que haces cosas sin sentido, como haría una mona o un mono.

- Beber como un bestia. Ya sabes: bebes como si tuvieses las dimensiones de La Montaña, el enorme personaje de Juego de tronos.

- Menuda castaña llevo encima. Antiguamente, se llamaba castaña a una petaquita que se usaba para llevar una dosis de alcohol siempre a mano.

- Mamarse. Beber de la botella con el mismo ansia que un bebé succiona un biberón.

- Llevar una cogorza. Aunque cueste imaginarlo, esta expresión viene de celebrar banquetes fúnebres. Antiguamente, a estos eventos se les llamaba cohorzar (término antiguo que provenía de confortiare -confortar-) y pese a su carácter trágico, la mayoría solían acabar en borracheras.

- Pillarse una clandestina. Es lo que pasa cuando dices que no vas a salir, pero te quedas a beber en casa sin más compañía que la botella que estás vaciando.

- Llevar un moco encima. Ir sudando alcohol da la misma sensación de higiene que ir con la vela colgando, de ahí la asociación de ideas.

- Tiene una mierda como un piano. Al igual que la anterior, pocos sobrellevan el estado de ebriedad con elegancia: la mayoría adquiere un aspecto insalubre a medida que va sumando copas.

- Achisparse. Solo llevas un par de copas y estás tan a gustito. Aún no sientes pesadez ni tus movimientos son torpes. Es ese momento en el que estás con chispa y no puedes querer más a tus amigos (la famosa exaltación de la amistad) y en el que te bailarías la danza regional del pueblo de tus padres. Estás más que contento, pero menos que borracho.

- Llevar una torrija importante. Antes (y todavía algunos conservan esta tradición), las torrijas de Semana Santase se preparaban empapando trozos de pan en vino dulce. El origen de esta expresión viene de las tabernas donde los hombres tomaban vino hasta acabar borrachos. Cuando regresaban a casa ebrios y sus mujeres les preguntaban dónde habían estado, ellos aseguraban haber pasado el rato comiendo torrijas en el bar.

Formas de decir 'borrachera' en inglés

Drunk as a thrush (borracho como un tordo). Alusión a los pájaros tordo que se tambalean alrededor de los viñedos después de la vendimia.

Drunk as a blood (borracho como la sangre). Se cree que esta expresión empezó en el siglo XVII con las revueltas aristocráticas, cuando 'estar borracho como una sangre' era estar como un camorrista sanguinario.

An Admiral of the Narrow Seas (un almirante de los estrechos mares). Expresión que se refiere a alguien que por embriaguez vomita en el regazo de la persona que está sentada frente a él.

Tipsy (ir contentillo). Forma coloquial de decir que vas contentillo.

Pissed as a newt (pedo como un tritón).

Tight as a tick (ebrio como una cuba).

Paid (pagado). Hace referencia a la gente que se emborrachaba el día de paga.

Hair of the dog that bit you (pelo del perro que te ha mordido). En la Edad Media cualquier persona mordida por un perro callejero corría tras el animal para arrancarle uno de sus pelos. Se creía que un ungüento con ese pelo aliviaba la tristeza post borrachera.

Crapulent. Relativo al consumo de alcohol o estado de embriaguez.

Wamble-cropped (estar revuelto).

Boozy (borracho).

Inebriated (ebrio). Manera formal de decir que vas bebido.

Wasted (destrozado). Ir fatal, hasta arriba de alcohol.

Shit face (cara mierda). Forma grosera que tienen los ingleses de decir 'estoy borracho'.

Tight (apretado).

Merry (alegre).

Pissed. Forma vulgar y común de decir que vas pedo.

Hammered (martilleado).

Más información