Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Humanidades

Una vez repuesto de la relativa sorpresa que supone que, en su artículo Cómo no defender las humanidades del pasado 6 de enero, el decano de la Facultad de Filosofía de la UNED se muestre más preocupado por desmontar las presuntas mentiras y falacias de los defensores de las humanidades que por argumentar a favor de aquello que ni él mismo discute que se encuentra severamente amenazado (la filosofía), me atrevo a formularle una petición. Sería de agradecer que cuanto antes el Dr. Zamora Bonilla expusiera aquellos aspectos que nos anuncia al final de su escrito, esto es, tanto las razones “más afinadas” con las que defender la filosofía y las humanidades en general, como las condiciones en las que, nos asegura, su enseñanza tendrá los efectos más deseables. Tal vez, parafraseando la célebre carta de Wittgenstein, en lo no dicho en el artículo publicado se encuentre la clave para entender mejor lo que en él hemos podido leer.— Manuel Cruz. Barcelona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.