Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Padres

Puedo sentir cómo ese cerebro infantil se llena de esporas venenosas que florecerán transformadas en traumas, furia contra los otros, brutalidad

Una madre con sus hijos leen un cuento

Ayer vi a una mujer en el metro. Tironeaba del brazo de una nena y gritaba: “¡Caminá, pelotuda! ¡Idiota! ¡Caminá!”. Cuando veo cosas así, y las veo a menudo, puedo sentir cómo ese cerebro infantil se llena de esporas venenosas que, en pocos años, florecerán transformadas en traumas, furia contra los otros, brutalidad. ¿Para qué sirve un padre? ¿Para hacer qué con la carne que parió? Mis padres tenían, sobre la cama, un cuadro con una frase cursi de Khalil Gibran: “Los hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida”. Mi padre me enseñó a pescar, a hacer el fuego, a leer, a limpiar pinceles con aguarrás, a escuchar a Beethoven. Me dijo así se mata a un pez cuando se lo saca del agua, así se pela un pato, así se sobrevive a la pérdida, así a un hombre peligroso, así se juega con fuego. Me daba de beber vino caliente cuando volvíamos del campo. El otro día practicamos tiro usando de blanco unas monedas. Él, casi orgulloso, contemplando la que yo había agujereado, me dijo: “Siempre fuiste mejor que yo”. Mi madre me enseñó a leer poesía, a estudiar, a levantar el ruedo, a tener la paciencia de la prolijidad, a cocinar, a decir buen día, perdón y gracias, a montar una casa, a vivir sola, a estar sola, a conducir (con una camioneta que tenía la rigidez de un tractor y que ella manejaba con la falda haciendo un pliegue tan femenino entre sus muslos que daban ganas de aplaudir). “Ay, —decía mientras me enseñaba—, tenés tanto sentido de la coordinación, sos tan segura, tan serena”, aunque todo eso era, por supuesto, mentira. No sé si mis padres fueron buenos padres. Pero, si pienso en ellos, podría citar esa parte de la Illiada en la que Héctor, al despedirse de su hijo antes de ir a la batalla, dice: “Que algún día se diga de él cuando suba del combate: ‘Helo ahí, es mucho más valiente que su padre”. Es una carga pesada. Pero, al menos, no es una promesa de aniquilación.