Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mark Zuckerberg vende 84 millones en acciones con fines sociales

El fundador de Facebook comienza así con los planes filantrópicos que desveló tras el nacimiento de su hija

Mark Zuckerberg ha vendido una minúscula parte de sus acciones de Facebook. Un hecho que no tendría más interés si no significase el comienzo de su compromiso para donar la mayoría de su fortuna para la iniciativa filantrópica que impulsa junto a su esposa, Priscilla Chan.

El pasado viernes dio aviso a la SEC, la autoridad que regula las transacciones en la bolsa de valores, para vender 768.000 acciones de Facebook, el equivalente a 95 millones de dólares (89 millones de euros). Esta cantidad, que irá destinada a su plan filantrópico, es solo uno de los primeros pasos, pues prometió que donaría el 99% de su riqueza. En el documento se detalla que no pasará a su cuenta personal.

El empresario asumió el compromiso el mismo día que anunció el nacimiento de su primera hija. En su lista de prioridades está el aprendizaje personalizado, la cura de enfermedades —sin concretar cuáles—, conectar a las personas y construir comunidades sólidas. Estos dos últimos puntos coinciden con la finalidad de su red social.

Inicialmente dijo que iba a limitar las donaciones de 1.000 millones de dólares anuales durante los tres primeros años, una medida que pretende no desestabilizar la empresa y calmar a los accionistas, aunque se verán más movimientos como este a lo largo del año. Zuckerberg no teme perder el control de la empresa, pues aunque ha vendido menos de un millón de acciones, cuenta con más de 400 millones de las mismas. La cuantía de sus donaciones están directamente relacionadas con el valor de la compañía en bolsa. Una forma de hacer que la percepción de su firma, cuyo negocio se basa en la publicidad, sea positiva en la sociedad.

A Zuckerberg no solo le cambió la visión la llegada de su hija, también compartir experiencias con Priscilla Chan, su esposa. Como pediatra hizo la residencia en el hospital público de San Francisco, que hoy lleva el nombre de ambos tras equipar los nuevos quirófanos y pagar la renovación de gran parte de su estructura. Tener a su lado una persona tan cercana a la realidad del día a día, asistiendo a personas sin seguro, hizo que Zuckerberg comenzase a pensar en cómo cambiar la vida de los que tienen escaso o nulo acceso a sanidad y educación.

Entre las metas que se proponen a corto plazo destaca la de “sacar el máximo potencial humano y conseguir la igualdad entre todos los niños de la próxima generación”, como él mismo explicó. 

Más información