Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ellas vs. ellas

Según Cristina Rivadeneira, el destino de toda mujer que decide hacer dedo es la muerte segura

El 23 de febrero las argentinas María José Coni, de 22, y Marina Menegazzo, de 21, fueron encontradas muertas cerca de Montañita, una localidad turística de Ecuador y, aunque se detuvo a dos hombres por el crimen, los familiares de las víctimas no creen que sean los asesinos. El caso cobró resonancia internacional y los medios se hicieron eco de la muerte de estas mujeres “que viajaban solas”. Pero ¿no eran dos? ¿Qué les faltaba para ser juntas y no solas: un macho alfa, un varón rampante? A través de entrevistas con pobladores de la zona se analizó su comportamiento: cómo vestían, si tomaban alcohol. Urgía saber si eran busconas con la falda demasiado corta: urgía saber si se lo habían buscado. A comienzos de marzo la subsecretaria de Turismo de Ecuador, Cristina Rivadeneira, dijo a DPA, en el estand de Ecuador de la feria de turismo ITB de Berlín: “Yo soy mamá. A estas chicas seguro que les iba a pasar eso en cualquier lado porque de ahí se iban a ir haciendo dedo hasta Argentina (...) les iba a pasar algo tarde o temprano”. Según Rivadeneira, el destino de toda mujer que decide hacer dedo es la muerte segura. Renunció a su puesto apenas después, diciendo: “Me disculpo como madre e hija, mis expresiones no buscaron hacer daño a nadie”. ¿Un ministro se disculpa “como padre y abuelo”? ¿Por qué disculparse “como madre e hija”? Quizás porque en el fondo, aunque haya renunciado, sigue creyendo en las cosas que se desprenden de lo que dijo: que una mujer es, ante todo, un reservorio de huevos para fabricar embriones; un ser endeble que, si tiene la ocurrencia de salir al mundo, enfrenta más posibilidades de ser cortada en postas que un varón. Quizás porque, como a tantas otras, así se lo enseñaron en su casa. E inevitablemente, como tantas otras, así lo enseñará a su descendencia. La cadena es infinita. El daño, interminable.