Harrison Ford revela entre lágrimas que su hija padece epilepsia

“Es devastador cuando un ser querido sufre una enfermedad como esta”, ha asegurado el actor durante una gala que busca encontrar una cura para las convulsiones

Georgia Ford, Harrison Ford y Calista Flockhart. Getty Images

Hay batallas que le sacan las lágrimas a Harrison Ford, de 73 años, sobre todo cuando involucran a su familia. El héroe de cintas como Indiana Jones aceptó hablar de la enfermedad que padece su hija. Conmocionado y con los ojos llorosos, el actor reveló durante la celebración en Nueva York de la gala de FACES para encontrar una cura para la epilepsia y las convulsiones, que Georgia, de 25 años, lucha contra un trastorno neurológico. “Es devastador cuando un ser querido sufre una enfermedad como esta”, confesó al New York Daily News.

El protagonista de Star Wars asegura que una de las cosas más difíciles de sufrir este padecimiento es que “sabes cómo afecta a su vida, su futuro, o las oportunidades que se le puedan presentar. Lo que buscas desesperadamente es encontrar una solución. Quieres encontrar una forma que les permita tener una vida cómoda”, añadió.

Harrison Ford, en el estreno de 'Star Wars'. cordon press

El intérprete, que acudió a la gala acompañado de Georgia, narró emocionado cómo había sido el primer ataque. Según contó, su hija era aún una niña y durante una fiesta de pijama sufrió la primera convulsión. Cuando acudió al médico le recetaron medicamentos para las migrañas agudas. “Unos años después sufrió otro ataque, esta vez fue muy fuerte, estábamos en la playa en Malibú, fue una suerte que le encontrara. Me dije a mí mismo, estamos en Los Ángeles y tenemos algunos de los mejores médicos del mundo, así que ellos deberían saber qué es lo que le pasa. Pero nunca le diagnosticaron epilepsia", describió.

No fue hasta que Georgia sufrió otra convulsión mientras estudiaba en Londres que encontraron por fin qué era lo que le pasaba. Ford continuó detallando: “Fuimos a la consulta del Dr. Orinn Devinsky, y fue finalmente él quien dio con ello. Es un querido amigo mío. Le recetó los medicamentos y la terapia adecuada y no ha vuelto a tener una convulsión en ocho años". Aunque asegura que es algo doloroso, él admira a su hija por la fuerza con la que le hace frente a la enfermedad. “La admiro por muchas cosas, su perseverancia, su talento, su fuerza. Es mi heroína. La adoro", puntualizó.