Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Si los negros hablaran como los blancos...

El hashtag #SiLesNoirsParlaientCommeLesBlancs, creado por una joven francesa, cambia las tornas y ridiculiza los lugares comunes del racismo

Godong Corbis

Twitter se ha vuelto a convertir en un arma de sensibilización, en este caso, para evidenciar lo absurdo de los prejuicios raciales más comunes. Una joven tuitera lanzaba un reto en forma de hashtag #SiLesNoirsParlaientCommeLesBlancs (si los negros hablasen como los blancos) y proponía girar el enfoque de algunas frases que los blancos dicen sobre los negros, para que quedase absolutamente patente el ridículo de esas ideas preconcebidas.

¿Es este tu verdadero pelo? ¿Lo puedo tocar? Es tan liso, parece pelo de perro #Silosnegroshablasencomolosblancos

Jade (@supremenyx) es esta joven francesa de 19 años de edad y estudiante universitaria de Letras que se ha visto sorprendida por el vuelo alcanzado por aquel tuit. Cuando a primera hora de la tarde del martes 16 de febrero lanzó el mensaje no se podía esperar el resultado, aunque reconoce que no era sólo una broma inocente sino que tenía un cierto componente comprometido. “Pensaba que sólo lo verían mis seguidores”, confiesa. Y añade: “Pensé que era divertido mostrar hasta qué punto estas ideas cotidianas son ridículas”. Jade asegura que pretendía poner delante de los ojos de “los que hacen este tipo de comentarios”, la irracionalidad de sus palabras.

La iniciativa ha cuajado sobre todo entre los franceses con orígenes africanos que se enfrentan a ese tipo de comentarios, pero también ha tenido éxito entre los tuiteros del África francófona, entre la diáspora africana en otros países del mundo y entre los antillanos.

En un día la etiqueta había ganado su espacio en Twitter y había ido empezado a darle la vuelta a los tópicos, uno por uno, como si se tratase de calcetines. Desde la textura del cabello (con la que arrancó) hasta la idea de que África es un solo país, sin olvidarse, por ejemplo, de aquel comentario típico de que todos son iguales.

Uno de los mensajes con más proyección ha llegado a tener más de 5.000 retuits y la mitad de “me gusta”. Cómo no, replicaba la actitud paternalista de los europeos al visitar países africanos o europeos. El efecto es inmediato, el comentario suena grotesco, pero si lo pensamos seguro que lo hemos escuchado más de una vez sin demasiada sorpresa.

"Mira, soy yo de safari por Europa... Me daban ganas de adoptarlos a todos"
"Ah, me encanta Europa. Mi abuela tenía una amiga blanca en la guardería, ¿sabes?"

La repercusión del hashtag ha llamado la atención de los principales medios franceses y algunos internacionales y, evidentemente, esa difusión ha aumentado todavía más su alcance. La autora del tuit que inició la cadena, Jade, se mostraba satisfecha porque el hashtag había “conseguido llamar la atención en positivo sobre el problema de este tipo de comentarios”. Y es que si esta cadena de mensajes tiene algo es humor, humor ácido, concretamente, de muchas personas que se han ido cansando te tener que escuchar ciertas frases. “La mayoría de negros han tenido ya estas reflexiones y la verdad es que hay debates en este sentido”, reconoce Jade para explicar la etiqueta ha permitido dar salida a un cierto hastío de esta comunidad.

El tema más recurrente de los tuits ha sido la reducción, la simplificación, esa idea tan recurrente de África como un país, pero evidentemente en sentido contrario y la homogeneización de Europa pone de manifiesto el desatino.

- Enhorabuena por la victoria en el Mundial 2014
- Pero si no soy alemán
- Bueno, pero es Europa

"Fabrice, ¿sabes que hay otro negro como tú en el curro? Está en la tercera planta, deberías hablar con él"

Bueno, un golpe de Estado en Ucrania
Pero eso es habitual en vuestra tierra, ¿tienes familia allí?

"¿Eres de origen español? ¡Qué guay! ¿Podrías cocinar un flamekuche [plato típico francés y alemán]?

¿Ese no es el blanco del otro día? Y yo qué se, todos se parecen.

Esta simplificación, pero llevada al terreno lingüístico provoca un contraste inmediato.

"¡Habla europeo, venga, por favor! ¿Cómo se dice 'buenos días' en europeo?"

¿Hablas europeo?

¿Has visto qué bien imito el acento blanco? Venga va, podemos reírnos un poco más...

Los chistes típicos también tienen un camino de vuelta en este sentido, que demuestran que depende cómo se miren, pueden no tener demasiada gracia.

(De noche)
"¡No encendáis la luz que entonces ya no veremos a Jean-Charles!
😂"

La alerta que ha despertado en algunos grupos sociales la llegada de migrantes nos lleva a escuchar frases sorprendentes. Si además, se les da la vuelta la irracionalidad salta a la vista.

"Tenemos amigos blancos, vamos de vacaciones a Europa. Pero no podemos acoger toda la miseria del mundo"

Los autores de esta respuesta a los comentarios raciales parecen estar cansados también por la extraña conexión que se establece entre color de la piel y delincuencia y también por tener que escuchar a aquellos que hablan desde la más absoluta ignorancia.

- Me acaban de atacar
- Dénos una descripción
- Era un hombre sin color

Yo no soy racista, Julie, pero reconoce que son siempre los blancos lo que congelan a sus niños

- ¿Cómo te llamas?
- Pauline
- ¿Qué quiere decir?
- Es un nombre
- Ya, pero en tu lengua ¿qué quiere decir?

Du...¿qué? ¿Dupon? D-u-p-o-n... ¿Con una T al final? Ay, estos nombres exóticos...

Oye, en Europa ¿hay electricidad?
¿Y vives en una casa?

Todos los que se han volcado participando en este ejercicio de desmitificación (y también de sensibilización) demuestran cómo las redes sociales, pueden ayudar a difundir rumores, pero también pueden ser una herramienta de destrucción masiva de prejuicios. Como ya ocurrió con el hashtag #TheAfricaTheMediaNeverShowsYou y las fotos que demostraban que el continente era más que los estereotipos, #SiLesNoirsParlaientCommeLesBlancs obliga, al menos, a cuestionarse todos esos tópicos.

Más información