Selecciona Edición
Iniciar sesión
ciudades sostenibles

Carril de madera para las bicis del futuro en Holanda

Construido a base de fibra de madera y resina orgánica, el primer tramo de 200 metros estará listo el próximo verano

La mezcla del material para el carril recibe el nombre de biocomposite, es reciclable y no precisa de la tala de árboles.

La bicicleta tal vez sea el medio de transporte más ecológico, pero las superficies por la que rueda en zonas urbanas no suelen ser de tierra o de hierba. Aunque para estas vías ya se utilizan pavimentos de hormigón procedente de áridos reciclados (con material de derribos de edificios o excedentes de materiales de construcción) y sin derivados del petróleo, la sensación de circular por un carril de madera debe de ser incomparable. Al menos así lo cree la empresa holandesa Grontmij, una de las firmas asociadas al gobierno provincial de Drenthe (al noreste del país) que instalará el primer Carril Bici Ecodinámico del mundo construido a base de fibra de madera sobrante de explotaciones forestales y resina orgánica.

Aunque el proyecto de investigación se prolongará varios años, el estreno del programa piloto está previsto para el próximo verano y contempla un tramo de 200 metros de longitud construido en la localidad de Emmen, conocida por sus múltiples rutas para ciclistas. La mezcla recibe el nombre de biocomposite, es reciclable y no precisa de la tala de árboles. Como su producción requiere menos energía que la del asfalto o el cemento, se reducirán las emisiones de CO2 a la atmósfera. Para que el ejercicio de protección medioambiental sea completo, la iluminación correrá a cargo de lámparas LED “con sensores inteligentes que copian el ritmo natural del amanecer y el crepúsculo, pero aumentan su intensidad cuando cruza una bicicleta en horas de poca visibilidad, o en plena niebla”, según explican en Grontmij. Los mástiles de las farolas y su armazón serán construidos también con resinas y fibras naturales biodegradables.

Como su producción requiere menos energía que la del asfalto o el cemento, se reducirán las emisiones de CO2 a la atmósfera

“El material que llamamos biocomposite no es nuevo, pero lo aplicaremos por primera vez en este carril bici. Puede ser muy útil como alternativa a los clásicos de la pavimentación, ya sea cemento o asfalto, que llevan décadas poniéndose y aprovechan materias primas derivadas de combustibles fósiles. Por eso la investigación es esencial. Hay que abaratar los costes y buscar alternativas, como fibras extraídas de productos agrícolas, por ejemplo”, señala Rudi van Hedel, gerente del proyecto Biomasa y Economía sostenible de la firma holandesa.

El otro reto es la seguridad vial. Además de su resistencia a los elementos, un carril de madera no debe ser resbaladizo, encharcarse, helarse o bien llenarse de hojas mojadas en otoño. “De ahí que los estudios se centren ahora en la flexibilidad del material, su poder antideslizante y resistencia. En otras palabras, su seguridad”. Para evitar distorsiones y que el suelo esté liso, los investigadores prueban a su vez diversas maneras de pulir la superficie antes de la instalación. Y la última ventaja. Una vez encontrado el punto a la mezcla de fibra y resinas, su poco peso permitirá adaptarla a las necesidades de los ciclistas: un piso para bicis de montaña y otro para el ciclismo recreativo. Para mucho o poco tráfico.

Junto al resto de las firmas del consorcio montado en torno al carril, el fondo germano holandés Interreg colabora en su desarrollo con 600.000 euros. La Unión Europea también aporta capital al tratarse de un plan de preservación del entorno. El carril de madera ya no puede ser más “natural”, pero viene precedido por otro esfuerzo en el terreno de las energías renovables. Se trata de SolaRoad, el primer carril bici del mundo dotado de placas solares, instalado en 2014 en Krommenie, una localidad al oeste holandés. Su éxito ha superado las expectativas, porque genera más de 3.000 kilovatios / hora (KWh), con lo que se puede abastecer durante un año una vivienda de un inquilino.  

Datos a pedales

  • Los carriles bici suman en Holanda un total de 35.000 kilómetros
  • La distancia media anual recorrida por un adolescente es de 2.000 kilómetros
  • El resto de franjas de edad cubre 1.000 kilómetros anuales
  • Un ciclista hace a diario un promedio de 2,9 kilómetros
  • El 25% de los desplazamientos de casa al trabajo se efectúa en bici
  • 240.000 personas practican el ciclismo como deporte
  • 558.000 personas sufrieron el robo de su bici en 2014
  • En 2014 había 1,4 millones de bicis eléctricas
  • En 2015, las tiendas de bicis sumaban 2.655
  • El 40% de las bicis importadas viene de Asia
  • El 98% de las bicis exportadas va a otros países europeos
  • En 2014 hubo 200 muertes de ciclistas en accidentes de tráfico

FUENTE: Instituto Nacional de Salud Pública y Medioambiente, Unión Holandesa de Ciclistas, Oficina Central de Estadística