Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cocina humanista, cocina del futuro

El Basque Culinary Center crea un premio mundial para distinguir a chefs con iniciativas transformadoras

“La cocina humanista es la cocina del futuro”. Así de claro lo tiene Joan Roca, chef de El Celler de Can Roca, el mejor restaurante del mundo según la revista Restaurant. Roca, recién nombrado presidente del Consejo Internacional del Basque Culinary Center (BCC), ha estrenado su cargo este lunes en San Sebastián en la presentación del premio que distinguirá a cocineros con iniciativas transformadoras. “Cada vez más, los cocineros estamos comprometidos con la construcción de una sociedad más sostenible. Nosotros podemos influir en nuestro entorno. En los clientes, en la red de proveedores; pero lo verdaderamente importante es que se produzca una revolución en los hogares. Que la gente tome conciencia de la importancia de lo que compra, cómo lo cocina y qué recicla”, apunta Joan Roca, quien desde el pasado 18 de enero es, junto a sus hermanos Josep y Jordi, embajador de Buena Voluntad de las Naciones Unidas. “Nuestro cometido, por ahora, es poner en marcha proyectos solidarios en África especialmente en las explotaciones agroalimentarias y en la enseñanza de la gastronomía”, añade el chef de El Celler, con tres estrellas Michelin.

“La cocina nace de los mejores sentimientos del ser humano, saca lo mejor de nosotros y forma parte de la red más importante del mundo. Ahora, más que nunca, tenemos la capacidad de poder influenciar positivamente en la vida de la gente”, afirma el peruano Gastón Acurio, chef de Astrid & Gastón, elegido mejor restaurante de america latina en 2013. Acurio, que tiene 45 establecimientos repartidos por Latinoamérica y Estados Unidos, es un firme defensor de la gastronomía como instrumento de paz. “La cocina celebra la diversidad, pero también acerca a los pueblos”, asegura.

El premio, creado por el BCC en colaboración con el Gobierno Vasco, pretende destacar la labor de cocineros de cualquier parte del mundo que desarrollen proyectos capaces de mejorar su entorno. “No hace falta que sean profesionales reconocidos o famosos, sino chefs comprometidos con su tiempo. Nuestro objetivo es dejar claro que la gastronomía, además de entretenimiento, es una magnífica herramienta para la transformación del mundo”, explica Joxe Mari Aizega, director del BCC.

Los candidatos deberán ser nominados por otros profesionales del sector desde el 1 de febrero hasta el 30 de abril a través de la página web www.basqueculinaryworldprize.com Después, un comité técnico formado por la chef Elena Arzak —con tres estrellas Michelin en su restaurante de San Sebastián—, miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Oberta de Cataluña seleccionará a 20 finalistas. Un jurado, del que forman parte, entre otros, los profesionales Joan Roca, Gastón Acurio, Ferrán Adrià, Dan Barber y Massimo Bottura, elegirá al ganador el 11 de julio de este año. El galardón, inspirado en la vocación humanista que tienen los premios Nobel, está dotado con 100.000 euros que deberán destinarse a “un proyecto que exprese el poder transformador de su cocina”, apunta Aizega

Así es el Basque Culinary World Prize.

El Basque Culinary Center es una institución académica creada en 2009 por siete cocineros vascos a los que se han sumado organismos públicos y varios grupos empresariales con el fin de desarrollar el potencial que la gastronomía tiene en el País Vasco. El pasado julio salió la primera promoción del grado en Gastronomía y Artes Culinarias, con 52 alumnos. Actualmente estudian en el BCC cerca de 500 alumnos de 25 países. Después de España, los países con más estudiantes son México y Colombia.