Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CARTAS AL DIRECTOR

El cambio en nuestras manos

El pasado mes de octubre se conoció la noticia del fallecimiento de Diego, un pequeño de 11 años que decidía poner fin a su vida dejando como testimonio una carta con estas palabras: “Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”. Se ha decidido reabrir el caso por el posible acoso escolar que podría haber sufrido. Estos sucesos me provocan una especial conmoción, ya que como estudiante considero que me afecta de forma personal. Cualquiera de nosotros podríamos habernos visto afligidos por la misma causa. Creo que detener el bullying está principalmente en mano de los estudiantes, que debemos decir “no” a participar, o simplemente no permitir que hechos como estos se lleven a cabo.— Natalia Escobar Alcalá.