Selecciona Edición
Iniciar sesión

La rebelión de los maestros en prácticas de Marruecos

La represión en varias manifestaciones da gran respaldo social a los aspirantes a docentes

El Gobierno islamista moderado de Marruecos ha topado contra los maestros en práctica cuando menos necesitaba un conflicto social, en pleno año marcado por unas elecciones legislativas previstas, en principio, para septiembre. El pasado 7 de enero miles de docentes en práctica se echaron a las calles de varias ciudades para exigir la anulación de dos decretos emitidos en julio. Mediante estas leyes se exige a los estudiantes un segundo examen de oposición para acceder al puesto de funcionario una vez concluidos sus 12 meses de prácticas y al mismo tiempo se reduce la cuantía económica de las becas, que pasaría de unos 245 euros mensuales (2.450 dirhams) a 120.

La policía reprimió de forma violenta algunas de estas manifestaciones, en Casablanca, Inzegane y Marraquech. Las imágenes de varias maestras que yacían en el suelo con el rostro ensangrentado pusieron a hervir las redes sociales. Los cuatro principales sindicatos del país, que se encuentran también enfrentados al Gobierno a causa de una reforma sobre la edad de jubilación, se solidarizaron con los maestros. Y el Ministerio del Interior emitió un comunicado donde señaló que los estudiantes habían provocado a las fuerzas públicas y eso causó “heridas ligeras” y varios “desmayos fingidos”.

Ahora, la coordinadora nacional de enseñantes en práctica ha anunciado para los próximos días otra jornada de manifestaciones, no autorizadas por el Gobierno. El Gobierno islamista moderado del Partido Justicia y Desarrollo (PJD) no da su brazo a torcer. Asegura, a través de su ministro portavoz, Mustafa el Jalfi, que en los últimos cuatro años han creado 30.000 puestos de maestros en la escuela pública y que este año prevén 10.000. Y no está dispuesto a sobrepasar esa cifra.

El problema para el Gobierno es que los maestros gozan de una excelente imagen en la sociedad marroquí. Provienen a menudo de las clases más humildes y solo aspiran a un puesto seguro dentro del Estado.