Selecciona Edición
Iniciar sesión

Tierra llamando a París: 10 mensajes por el clima

Activistas y expertos se unen en el evento #EarthToParis para animar a la sociedad civil a realizar acciones concretas contra el cambio climático y pedir a los gobernantes que negocian en la COP21 que tengan en cuenta a los ciudadanos

Ampliar foto
Cartas a la madre Tierra escritas por ciudadanos en la entrada del Petit Palais de París. UN Foundation

La idea nació hace siete semanas escasas y el día D, es decir, este 7 de diciembre, se demostró cuánto había funcionado. Los datos no dejan lugar a dudas: tan solo el hashtag creado para la ocasión fue utilizado en 38.000 tuits de 19.000 usuarios únicos, tuvo mil millones de impactos y llegó a casi 50 millones de personas de todo el mundo durante la última semana. Hablamos de Earth To Paris, uno de los grandes eventos paralelos a la Cumbre del Clima de París, la Cop21, en la que los gobernantes de 195 países están negociando para alcanzar un acuerdo global que permita frenar el cambio climático.

Para los organizadores de Earth To Paris, la Cumbre parisina está siendo el momento más adecuado para que los diferentes grupos de la sociedad civil hagan saber a los líderes políticos que cada persona y cada comunidad quiere y puede desempeñar un papel activo en la lucha contra el cambio climático. Y de ahí nace la campaña: como una ocasión para reunir a activistas, a científicos, emprendedores, artistas, deportistas y, en general, ciudadanos con ganas de compartir soluciones climáticas. El símbolo fue una carta, una carta de amor de la Tierra (la población mundial) a París (los gobernantes).

 

Gran parte del clamor popular salió del Petit Palais, habitualmente museo de Bellas Artes de París convertido durante una jornada entera en la lanzadera de un mensaje muy concreto: en favor del planeta, de las energías renovables, del cuidado del medio ambiente, la biodiversidad y de la acción ciudadana. Desde las diez de la mañana hasta las ocho de la tarde, numerosas personalidades, nombres propios en sus distintas disciplinas debatieron en el escenario habilitado junto a la entrada principal del museo. Discursos, entrevistas, anécdotas, vídeos, y fotografías fueron recogidas por miles de usuarios —entre ellos, Planeta Futuro— y publicadas en redes sociales.

1. Jóvenes y guerreros

El activista indígena Xuithzecatl Martínez, de 15 años, y la poeta filipina Eunice Andrada, de 18, fueron los primeros en subir al escenario. Las suyas fueron intervenciones muy creativas y llenas de esperanza. El primero, miembro del colectivo Earth Guardians, explicó que su organización reúne a cientos de jóvenes de todo el mundo que quieren defender el paneta. "Estoy aquí para ofrecer soluciones que estén en nuestras manos", aseveró. El indígena aseguró que el lado bueno del cambio climático es que ha creado un movimiento de unidad en el mundo como no se ha visto antes. También se confesó amante de la música y la poesía, y compositor de rap. Muestra de ello fueron unas estrofas que recitó ante el público, del que arrancó un sonoro aplauso.

Los jóvenes queremos demostrar que estamos listos para liderar un movimiento positivo para el planeta; ninguna generación lo ha hecho antes, y nosotros queremos crear nuevo mundo. Ahora es el momento de pasar a la acción, todos tenemos la obligación de proteger el planeta, la atmosfera, el aire, de trabajar para que las generaciones futuras puedan recoger las semillas que se hayan plantado hoy.

"¿Cómo podemos no hacer nada ante las islas que se están hundiendo por la subida del mar?", se preguntó la poeta Eunice Andrada. De origen filipino pero residente en Australia, reconoció que pese a su juventud ya ha visto muchos desastres naturales. A las víctimas de los tifones que devastan países enteros dedicó uno de sus poemas. 

Tenemos que tomar acciones, no bastan falsas promesas para evitar que países enteros queden inundados. La gente pase hambre, otros se ahogan, no bastan palabras bonitas, y no quiero decirme que no puedo hacer nada. Este es momento en que nos tenemos que ponernos en pie para defender el planeta.

ampliar foto
Un momento del encuentro, en una de las salas del Petit Palais convertida en auditorio. UN Foundation

2. Políticos comprometidos

Influyentes líderes de la política internacional hicieron presencia en Earth To Paris: la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, el gobernador de California, Jerry Brown y el portavoz de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, intervinieron en distintos momentos del acto. Así hablaron:

  • Jerry Brown: "La terrible polución de Los Angeles nos dejó claro a todos que algo iba mal. El liderazgo de California en la mitigación del cambio climático empezó con energías limpias y reducción de emisiones. Ahora tenemos más pericia pero, sobre todo, voluntad política. Por suerte no estamos gobernados por trogloditas [en referencia al partido republicano], ellos están en Washington y no les hacemos caso".
  • Anne Hidalgo: "Los alcaldes tenemos la voluntad política de comprometernos y nos hemos comprometido con acciones concretas en transporte, construcción, biodiversidad… Ahora los gobiernos en Le Bourget deben mover ficha, pues nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados".
  • Ban Ki-moon: El cambio climático es mi prioridad número uno. Sé que tendremos un acuerdo ambicioso porque la preocupación por el clima es como un tsunami, pero cualquier pacto al que se llegue deberá tener en cuenta los derechos humanos y la dignidad.
  • John Kerry: "Los países en desarrollo reciben emisiones, los desarrollados las generamos. Es nuestra responsabilidad. Los países desarrollados deben aportar más financiación para mitigar el cambio climático".

3. Mujeres con un mensaje de esperanza para la Tierra

Fue Jane Goodall, veterana primatóloga, quien arrancó más aplausos y ovaciones del público con sus comentarios sobre la conservación de las masas verdes, de las selvas, aquellas en las que durante años fueron su hogar y centro de estudios de primates, y que cada vez encuentra más diezmadas. Con ella, Sylvia Earle, oceanógrafa de National Geographic y fundadora de Mission Blue, una organización que vela por la supervivencia del pulmón azul del planeta. "Somos muy buenos en matar, deberíamos serlo también en cuidar", decía ella. "Creo que si la gente no hace nada es porque se siente muy desesperanzada y sola", añadía su interlocutora.

Ambas presentaron un mapa llamado Tapestry of Hope (Tapete de la esperanza) en el que se han marcado con puntos verdes (Goodall con el Jane Goodall Institute) y azules (Earle con Mission Blue) todos los lugares del mundo donde estas mujeres han iniciado un proyecto de conservación.

4. Naturaleza al límite. Necesitamos naturaleza

De conservacionismo hablo M Sanjayan, científico y vicepresidente ejecutivo de Conservation International. "La naturaleza tiene aún un papel importantísimo por desempeñar. No hay modo de frenar el cambio climático si no incluimos a la naturaleza en la ecuación", advirtió, si bien recordó también que el año pasado, de los 390 millones de dólares que se destinaron a soluciones contra el cambio climático, solo el 2% acabaron en proyectos de conservación. ¿Cómo demostrar que a los ciudadanos nos interesa la conservación de nuestro entorno? Sanjayan dio una idea virtual: "Haceos 'selfies' con la naturaleza y compartid en redes sociales con el hashtag #neednature y así amplificaremos nuestras voces". Además, compartió una historia:

"Hace unos años, participé en una película llamada La época en la que vivimos peligrosamente. Esto me llevo a la cumbre del Mauna Loa, un volcán de Hawai que es como la meca de los científicos que abodan el cambio climático porque allí hay observatorios que miden de manera muy precisa las emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera. Me dieron un vial que contenía aire con 395 partes por millón de CO2 en enero 2013. Un año mas tarde, al acabar la película, volví y me dieron otro; en éste hay 397,45 ppm. En el tiempo que a mí me llevo hacer un documental sobre el cambio climático, había subido 2.5 ppm la presencia de co2. Este cambio climático está ocurriendo en la atmosfera mas rápido que el derretimiento de los glaciares, así que todos debemos hacer algo".

5. Peligro: animales en extinción

Una de las intervenciones más agridulces fue la del reputado fotógrafo y periodista de National Geographic Joel Sartore, también fundador del proyecto conservacionista PhotoArk. Además de hablar, proyectó una serie de imágenes de animales que un día fotografió y que hoy ya no existen. Se extinguieron. "A veces, cuando trabajo, me pregunto si seré el último ser humano en ver vivo a un ejemplar de la especie que estoy fotografiando".  El reportero opina que somos muchos en la tierra, que vamos a ser más y que todos queremos vivir bien pero tenemos que reflexionar sobre cómo desarrollar sistemas que nos protejan a todos. "Los animales nos pueden salvar, tenemos que salvarlos a ellos también", indicó. La mejor manera de entender la alarma de Santore ante la desaparición de tantas especies es observando la belleza de sus fotografías:

 

Lewis Pugh, saltando al mar en la Antártida.

6. Clima y ODS

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, recién aprobados en la 30 Asamblea General de las Naciones Unidas, tuvieron un momento de protagonismo con la intervención de Gro Brundtland. Ella es enviada especial de la ONU para el cambio climático y vicepresidenta de The Elders, una organización fundada por Nelson Mandela que agrupa a veteranos de la política comprometidos con el progreso social y humano. Se mostró confiada en que al final de la semana habrá un acuerdo ambicioso para mitigar el calentamiento global pero advirtió que debe ser un esfuerzo que tenga en cuenta a todo el mundo. "No se puede dejar a nadie atrás". Además animó a que los ciudadanos presionen a los gobernantes porque la voz de todos juntos acaba por llegar al interesado.

7. Un momento para el activismo

Varios protagonistas de la jornada difundieron diversas iniciativas solidarias pero también de protesta, de reivindicación por un planeta más limpio. Atletas de élite explicaron en Earth To Paris su manera de llamar la atención. El nadador Lewis Pugh, por ejemplo, nada en el mar de Ross, en la Antártida, y no parará hasta que sea declarado zona protegida. "Es mi lugar favorito del mundo", aseveró. El exjugador de rugbi Serge Betsen explicó que está llevando placas solares y centros educativos a su país, Camerún. Ellos explicaron la iniciativa Go100percent (Vamos al 100%) que aboga por lograr que toda la energía sea cien por cien limpia.

Uno de los ejemplos más sonados de activismo, no obstante, es el del colectivo Place2be.org, que está llevando a cabo un gran número de actividades paralelas a la Cumbre del Clima. Lo presentó su creadora, Ann-Sophie Novel, periodista especializada en sostenibilidad y estilos de vida alternativos. Según explicó, se dio cuenta de que la sociedad se puede organizar muy bien en internet pero también es necesario verse cara a cara. Por eso fundó un lugar físico en París donde las personas interesadas por la vida sostenible y la salvaguarda del planeta en general pudieran reunirse y debatir. "El valor de lo digital, lo colaborativo y lo ecológico se pueden aliar con éxito. Las redes sociales son el altavoz para lo que sucede", indicó. Y animó: "Los políticos están cada vez más pendientes de las redes: hacen vídeos, participan... Hay que aprovechar".

En este capítulo también hubo espacio para hablar de 350.org y Avaaz, plataformas en internet que recogen causas por las que unirse y luchar. Emma Ruby Sachs, de Avaaz Francia, pidió a la sociedad pasar a la acción y fue categórica en sus afirmaciones: "Nos vamos a asegurar de que todo el mundo sepa el daño que han hecho los combustibles fósiles al planeta", "Queremos que rindan cuentas los gobernantes. Avaaz tiene personas acreditadas en la Cop21 y van a ir a hablar con ellos". De igual modo, la joven sugirió buscar a los que bautizados como patrocinadores tóxicos, personas que han venido a París a dificultar las negociaciones porque tienen intereses económicos que podrían verse perjudicados de resultar un acuerdo, y boicotearles. 

 Otra manera de ser activista fue cantando. Así lo hizo la cantante beninesa Angelique Kidjo, presente en una mesa redonda en la que afirmó que estaba cansada de buenas palabras y ningún resultado. Ella depositó grandes esperanzas en los niños, a los que cree que hay que hacer participantes activos en el cambio.

ampliar foto
Momento final del acto: Apertura de un sobre gigantesco que contiene cartas de ciudadanos anónimos a los gobernantes que negocian durante la Cop21. Se leyeron algunas en varios idiomas y todas fueron entregadas a dos niños parisinos, guardianes y responsables simbólicos de que se cumplan todos esos deseos. UN Foundation

8. Derechos humanos y clima: el caso de Bangladesh

Runa Khan es de Bangladesh, un país muy amenazado por el cambio climático. Un informe del Grupo Intergubernamental del Cambio Climático advirtió recientemente que unos 20 millones de personas podrían verse desplazadas forzosamente por el aumento del nivel del mar antes de 2050: solo con que suba un metro, inundará el 13% de la superficie continental de la zona meridional del país. Con afán de ayudar a sus compatriotas, Runa Khan fundó la ONG Friendship Bangladesh, con la que ya ha abierto más de mil escuelas. Advirtió que la situación en su país es muy preocupante porque las crecidas obligan a miles de personas a dejar sus casas y migrar a la fuerza. "Hemos llegado al punto en que enfermedades curables, como la diarrea, no se están tratando porque la población se marcha, se alejan de los centros sanitarios. Un parche al problema son los centros médicos móviles con los que su organización está empezando a trabajar pero la solución verdadera está en impedir que la temperatura media global suba para que el mar no siga avanzando.

9. Los indígenas... y Alec Baldwin

El actor y activista Alec Baldwin fue una de las personalidades más mediáticas que participó en Earth To Paris. Su misión fue hablar de las minorías indígenas y las soluciones que ellas, grandes conocedoras de la Tierra, pueden aportar para mitigar los efectos del calentamiento global. No estuvo solo: le acompañó Christina Coc, proveniente de una comunidad en la isla de Belize y representante de los últimos ganadores del premio internacional Equator, que reconoce los esfuerzos de comunidades por erradicar la pobreza y proteger la naturaleza. La defensa de Baldwin fue clara: "Hay que trabajar para garantizar los derechos de los pueblos indígenas sin que eso dependa de cómo esta la bolsa. Puede parecer que se gasta mucho dinero en poca gente (indígenas). Pero ese no es el enfoque".

10. La destrucción de los glaciares como nunca antes se había visto:

La ronda de debates llegó a su fin con la intervención de James Balog, fotógrafo y protagonista de Chasing Ice, un trabajo que ha sido merecedor del premio Emmy en la categoría de noticias y documentales por sus impresionantes y reveladoras imágenes que revelan el imparable derretimiento de los polos. Su mejor carta de presentación es el trailer:

 

Artículo publicado en colaboración con la UN Foundation.

Más información