El Everest perderá entre el 70% y el 99% de sus glaciares en este siglo

El calentamiento global provocará mayores nevadas en el Himalaya que no compensarán el deshielo provocado por el aumento de la temperatura, según un estudio

Ampliar foto
Los investigadores midieron la evolución de los glaciares de la cuenca del Dudh Koshi, donde acaban los hielos del Everets o el Cho Oyu.

Tras las zonas polares, la cordillera del Himalaya alberga las mayores reservas de hielo del planeta. Y como el Ártico y la Antártida, se está quedando sin glaciares por el cambio climático. Un estudio sobre el impacto del aumento de las temperaturas y la alteración del monzón muestra que los hielos que bajan de las montañas más altas del mundo desaparecerán entre un 70% (escenario optimista) y un 99% (escenario pesimista) para cuando acabe este siglo.

Hasta un tercio del agua dulce del planeta está en el Himalaya. De sus más de 50.000 glaciares beben ríos como el Ganges, Indo, Bramaputra, Yamuna o el Yangtsé. Y de su agua viven más de mil millones de personas. Por eso es vital determinar cómo está afectando el calentamiento global a esta zona del mundo. El análisis de los glaciares de la gran cordillera presenta retos adicionales a los de los polos. Se trata de glaciares más cortos y de menor volumen. Aunque los hay de hasta 620 de altura, la media es apenas de 200 metros. La orografía y la gran altitud son variables también a tener en cuenta. Para complicar las cosas, están los vientos monzónicos que traen la humedad del océano Índico.

"En esta región, el 80% de la precipitación anual se produce durante el monzón, de junio a septiembre, dice el glaciólogo del Centro Internacional para el Desarrollo Integral de las Montañas (ICIMOD), Joseph Shea. "Es también la temporada más cálida del año, en la que los glaciares ganan masa por las nevadas en las altitudes superiores mientras que la pierden por el deshielo en las inferiores", añade.

Según la concentración de CO2, en 2100 solo los glaciares a altitudes de 7.000 metros podrían aguantar

Este frágil equilibrio es el que estaría alterando el cambio climático. El investigador del ICIMOD, con sede en Katmandú (Nepal), junto a geógrafos de la Universidad de Utrecht y glaciólogos del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia se fijaron en la cuenca del Dudh Koshi, por donde discurren los glaciares de algunas de las mayores montañas del Himalaya, como el Everest, el Cho Oyu, el Makalu, el Lhotse o el Nuptse. En total, unos 400 kilómetros cuadrados. No es mucho, ni llega a la centésima parte del área total, pero sí puede ser un indicativo de lo que sucede en toda la cordillera.

Los investigadores usaron los datos de temperaturas y precipitaciones de los últimos 15 años y tomaron medidas sobre el terreno de la situación y evolución de los glaciares para crear un modelo evolutivo de los mismos desde 1960 en adelante. Sobre este modelo, corrieron las llamadas rutas de concentración representativas (RCP, por sus siglas en inglés). Se trata de las trayectorias de emisiones de CO2 que los científicos creen más probables y que acabarán, a final de siglo, en un escenario más o menos cálido del planeta. Así, por ejemplo, la RCP 4.5 señala un aumento de entre 1,1º y 2,6º para el año 2100. Si no se hace nada por reducir las emisiones (RCP 8.5), la temperatura media global podría subir entre 2,6º y 4,8º, según los datos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático.

ampliar foto
Los glaciares de esta zona del Himalaya nacen de las montañas más altas del mundo, como el Everest.

Según este estudio, publicado en The Cryosphere, la revista de la Unión Europea de Geociencias, en el escenario más benigno, los glaciares de la cuenca del Dudh Koshi habrán perdido casi el 40% de su hielo en 2050 y hasta el 80% al acabar el siglo. En la trayectoria RCP 8.5, hasta el 99% de los glaciares se habrán derretido en 2100. Además, el proceso de deshielo, como en otras zonas heladas, parece estar acelerándose. De un ritmo de área perdida de un 0,61% entre 1990 y 2000, se ha pasado a un 0,79% desde que comenzó el siglo.

"Los glaciares de esta cuenca están entre los más altos del mundo, así que, incluso con unas temperaturas elevadas y alta tasa de deshielo, seguirá habiendo partes que reciban nieve y no se alcanzará el punto de deshielo", reconoce Shea. "Sin embargo, la mayoría de los glaciares en altitudes inferiores ya están desapareciendo y no está claro que el proceso se pueda revertir", añade.

Aunque hay escenarios en el que el calentamiento global llevará más humedad hasta las cumbres, aumentando entonces las nevadas, los autores del estudio no creen que este incremento en las precipitaciones ralentice el ritmo de deshielo. Además de que buena parte de esas precipitaciones serían en forma de agua, no sería suficiente para compensar la pérdida acelerada en la cabecera de los glaciares que, al estar a altitudes inferiores, soportarán mayores temperaturas.

Buena parte de la respuesta de los glaciares se debe a los cambios en el nivel de congelación, la altitud donde la temperatura media mensual no supera los 0º. "Actualmente varía entre los 3.200 metros en enero y los 5.500 metros en agosto", explica el coautor del estudio y geólogo de la Universidad de Utrecht (Países Bajos), Walter Immerzeel. Partiendo de los registros de temperatura y el calentamiento proyectado para 2100, "este nivel se elevaría de 800 a 1.200 metros, reduciendo no solo la acumulación de nieve en los glaciares, sino exponiendo el 90% de la zona hoy helada al deshielo durante los meses cálidos", añade.

Si se cumplen sus cálculos, solo los glaciares que estén a una altura de 7.000 metros podrán aguantar. La porción situada a menos altitud y por encima de los 5.000, se helará solo durante el invierno. El resto, está condenado.

Más información