EL ACENTO

Derecho a desconectar

Por primera vez se firma en Francia un acuerdo entre patronal y sindicatos para garantizar la desconexión laboral

Marcos Balfagón

Hace no tantos años, en los inicios de las nuevas tecnologías digitales, a Steve Jobs y otros grandes emprendedores les costaba convencer a los empresarios de que regalaran ordenadores portátiles y teléfonos móviles a sus empleados. Pensaban que lo que querían era vender más aparatos. "Una buena idea puede surgir en la ducha”, decía Jobs. Pronto se convencieron de las ventajas de la propuesta: facilitarles la conexión ponía a cualquier empleado en disposición de producir las 24 horas del día.

Ahora son algunos empleados los que tratan de liberarse del yugo de la conectividad. Tienen todas las facilidades, todo cuanto necesitan para trabajar al alcance de un clic, pero ya no hay límites a su jornada laboral. Mejor dicho, toda la jornada es laboral. Un alto número de empresas ha aprovechado esa mayor disponibilidad para aumentar la carga de trabajo, especialmente en los niveles directivos y de gestión, de modo que no desconectan, literalmente. Así es como hemos llegado a una reivindicación insólita: definir la jornada laboral, no por el tiempo de trabajo, sino por el tiempo de descanso. Por primera vez se ha plantado en Francia el derecho a la desconexión como una reivindicación laboral.

La patronal y los sindicatos de los sectores de asesoría técnica, ingeniería, informática, recursos humanos y consultoría han llegado a un acuerdo por el que los empleados desconectarán sus aparatos al menos 11 horas al día y los fines de semana. El acuerdo surge después de constatar que la conexión permanente tiene un coste en términos de salud: aumenta el estrés y la ansiedad. El sociólogo Daniel Cohen ya advirtió en Nuestros tiempos modernos que el estrés es la enfermedad laboral de este momento.

El trabajo por objetivos y la competitividad extrema han creado tal clima de tensión en algunas empresas que ha llegado a ser acusado de causar suicidios. El expresidente de France Télécom, Didier Lombard, fue procesado el año pasado por acoso moral tras el suicidio de una treintena de empleados entre 2008 y 2009.

El acuerdo puede aportar cierta mejora, pero no será fácil que se cumpla y tampoco aborda el problema de la exigencia de disponibilidad absoluta y de las cargas de trabajo excesivas.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana