EDITORIAL

Un golpe de mano

El programa de la Asamblea Nacional Catalana supone un asalto a la democracia representativa

Los gobernantes, catalanes y españoles, están dilapidando el tiempo en batallas retóricas carentes de todo contenido real, en un peligroso ejercicio de autocontención a la inversa. Como si ignorasen que los grandes conflictos han sido siempre acompañados de o provocados por estruendos verbales. Un día el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quiebra toda prudencia al comparar el pulso soberanista catalán con el falso referéndum de Crimea, obviando el elemento esencial de la agobiante presencia militar de un tercer país, Rusia. Pero es que, en sentido inverso, este mismo litigio fue patéticamente evocado hace varias semanas por el cada vez más hombre fuerte de la Generalitat, el consejero Francesc Homs, al equiparar el activismo pacifista catalán con la belicosa resistencia ucrania, de todo pelaje, incluido el ultra.

Son solo dos muestras de la espiral de despropósitos mutuos. Un Gobierno no quiere plantear nada más que la monotemática reclamación de una consulta independentista unilateral y de resultados predeterminables; el otro sigue respondiendo con la inacción elevada a arte de la estrategia política. Esta dinámica no entrañaría más riesgos que la fatiga y la pérdida de energías, si no hubiesen saltado a escena otros actores. En el río revuelto se mueve como pez en el agua la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Es un organismo asambleario manejado por una militante de Esquerra y ampliamente apoyado por el Gobierno de Mas. La ANC convocó con notorio éxito las manifestaciones de los dos últimos 11 de septiembre. Aupada por el triunfo y ensoberbecida por la genuflexa actitud que le dispensó el poder autonómico democráticamente elegido, acaba de dar un salto en el vacío que solo puede acabar mal. Esta organización reclama “la calle” como cosa suya y ha acordado una “hoja de ruta 2014-2015” que constituye el diseño milimétrico de un golpe de mano contra la democracia representativa, a través de la imposición unilateral de una separación del conjunto de España.

Su estrategia incurre en graves manipulaciones. Si la consulta del 9 de noviembre fuese imposible, instruye a la Generalitat para que convoque elecciones plebiscitarias; algo imposible, pues ambos términos, elección (entre varias opciones) y plebiscito (la ratificación de una sola) son incompatibles. Prepara para después una declaración unilateral de independencia, el 23 de abril 2015, y propugna enseguida “actos de ejercicio de soberanía” consistentes en tomar “el control efectivo del país”: puertos, aeropuertos y otras instalaciones estratégicas. Este manual se pespuntea con la continua creación de hasta ocho instituciones y organismos configurados no en las urnas, sino por la calle. Todas ellas manejadas por la ANC, sin reglas ni amparo legal, y en abierta ignorancia del Congreso de los Diputados y el Parlamento catalán. ¿No constituye este proyecto, por decirlo suavemente, un golpe de mano, aunque sea asambleario?

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Rusos de altos vuelos

Como en la vida, en el ajedrez conviene mucho mirar más allá de lo aparente Esta partida es un ejemplo muy persuasivo

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

IMPRESCINDIBLES

La debilidad del Estado en México

La crisis de corrupción e impunidad que atraviesa el país tiene su explicación en cuatro causas que van desde la fragilidad institucional a la economía sumergida pasando por el narcotráfico y la nula fiscalidad

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Renovar el pacto ciudadano

Necesitamos un cambio radical que garantice a todos una vida digna

Cataluña: ¿nación o Estado?

La única legalidad posible será la que surja de refundar la Constitución de 1978

Sonido y ruido

Hoy: distinciones, confusiones y al final, como siempre, el estilo

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana