tormentas perfectas

Maquiavelo en el Vaticano

La mayor ambición debe revestirse con los ropajes del total desprendimiento

La mayor ambición debe revestirse con los ropajes del total desprendimiento. El programa, las alianzas, los argumentos, la propaganda, deben ir más allá de la discreción hasta alcanzar el silencio absoluto. Solo caben la piedad y la fe. El funcionamiento de los mecanismos del poder y de las complejas escaleras que conducen a la cima pertenece a una gramática universal, pero en ningún otro lugar se dan con tanta pureza, tanta resolución y también tanto silencio. Solo llega quien convence al mundo de que ha renunciado a todo y ha matado hasta la última bacteria de vanidad en su interior.

Hay campañas electorales, hay el equivalente a las primarias en los partidos, incluso hay algo similar al supermartes de las elecciones estadounidenses, según han señalado los periodistas encargados de informar sobre el acceso a ese poder espiritual, que es tan puro y perenne como terrestre y tangible. Pero siempre se dan en forma de señales débiles, guiños apenas interpretables, sobrentendidos que solo una larga experiencia permite descodificar rápidamente.

El tiempo tiene una función indispensable en la decantación de las ambiciones y en su realización. No pasa en vano y los príncipes aspirantes lo tienen tasado, primero por su edad avanzada, y luego por la jubilación obligatoria impuesta en tiempos recientes. Pero la envergadura del cetro universal al que se aspira también exige unas ansias de poder de largo y profundo vuelo y una disposición al sacrificio y a la renuncia como único camino para alcanzar la más alta recompensa. Hay que saber apostar desde muy joven y aguantar la espera en una ascesis para muchos insoportable: son los que van cayendo por el camino, incapaces de resguardar sus pasiones de la vista de los otros.

La fortuna juega sus cartas. El monarca muere o renuncia inesperadamente, abriendo el camino a los príncipes aspirantes que hayan sabido mantenerse preparados y sepan leer los signos del tiempo. Es el lenguaje funcional del maquiavelismo, que se da aquí como en todas partes, pero queda públicamente anulado y encapsulado en el fuero más interno, donde la ambición debe llegar al grado cero antes de investir los ropajes blancos del poder infalible y máximo. Ahí está el secreto litúrgico para echar una mano: esos hombres se comportarán como tales en sus peleas por alcanzar la magistratura máxima, no hay otra forma de hacerlo, pero deberán acomodar sus manejos y tratos a la exigencia ceremonial de una opacidad sin fisuras, encerrados a cal y canto.

Ningún imperio ha conseguido ni siquiera emular esa escenografía soberbia de la sucesión en el poder. Ni en su solemne pompa litúrgica, ni en su oscurantismo, ni en la emoción popular de romanos y peregrinos agolpados en la plaza de San Pedro. Será quizás porque responde a la paradoja de que en el espíritu eclesial el poder se despliega a la vez como cero y como absoluto.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Justin Bieber, Sarkozy y otros seis hombres en apuros

El cantante se oculta, al expresidente le falta el aire, a Ashton Kutcher Kutcher le superan entre los mejor pagados... La fotos de la semana

La ‘Mona Lisa’ de Gúfeld

Eduard Gúfeld fue un hombre único Gran amante del ajedrez, era capaz de dar una conferencia magnífica en inglés aunque apenas conocía tal idioma Esta es su obra más inmortal

Aumenta la presión sobre el presidente de Guatemala

José Elías Guatemala

El Congreso deberá decidir en las próximas horas si procede juzgar por corrupción a Otto Pérez Molina en tribunales ordinarios

EL PAÍS RECOMIENDA

No, no tienes que beber ocho vasos de agua al día

El autor de un libro sobre mitos médicos explica por qué este se resiste a morir

El profesor de 26 millones de alumnos que cautiva a Gates

Khan ha agitado el mundo educativo con lecciones en vídeo y ejercicios gratis

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana