COLUMNA

Los abandonados

Rajoy le pide a la “generación abandonada” y a la “generación perdida” que no sean impacientes

Los abandonados es una película de terror de hace unos años. El comienzo de la intervención del líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el debate sobre el estado de la nación, recordaba ese título: seis millones de trabajadores sin trabajo, la quinta parte de los españoles en riesgo de pobreza, 33.000 empresas cerradas durante el último año, ocho millones de pensionistas con reducción de su poder adquisitivo y obligados por primera vez a pagar por los medicamentos. Y seguramente en parte por ello, “millones de ciudadanos que han dejado de creer en la política”.

Como este diagnóstico es empírico y no se puede discutir, se esperaba por lógica que la primera medida que anunciase el presidente de Gobierno fuese un plan de choque para corregir los efectos más lacerantes de la recesión tan larga y profunda. Nada de nada. Esta es la gran desilusión del debate, su gran frustración.

Se esperaba que la primera medida que anunciase el presidente fuese un plan de choque contra los efectos más lacerantes de la recesión tan larga y profunda

Comentaba hace unos días el secretario general de UGT, Cándido Méndez, que al concepto tan extendido de “generación perdida”, aplicado a los jóvenes que no encuentran su oportunidad estando muy preparados, hay que añadir el de “generación abandonada”, compuesta por aquellos ciudadanos a partir de los 35 años que se quedan al margen del progreso por sumergirse en el desempleo estructural, y que no volverán a encontrar un puesto de trabajo más o menos adecuado a sus capacidades (o ningún puesto de trabajo) cuando la economía española recobre su ritmo de crecimiento. O porque ya se habrán hecho mayores (en una coyuntura que no los contrata) o porque se habrán convertido en inempleables, obsoletos tecnológica o profesionalmente.

Rajoy mencionó algunas medidas para combatir el empleo juvenil. Son más o menos discutibles, más o menos ambiciosas, más o menos eficaces, pero existirán. Sobre la “generación abandonada” solo hubo en su discurso un manto de silencio. Una generación que está en estos momentos sufriendo de plano los rigores de la crisis: como el seguro de desempleo no dura, en el mejor de los casos, más de dos años, ello significa que los parados que lo son desde el inicio de la crisis en el año 2008 y que no han encontrado trabajo, hace tiempo que han tenido que abandonar este sistema de protección. Los parados de larga duración de hoy, con seguro de desempleo, se han renovado al cien por cien respecto a aquellos de 2008, 2009 y hasta 2010.

Lo más sobrecogedor del análisis de Rajoy fue su impotencia respecto a esta realidad y su apelación a no ser impacientes (“ni la improvisación, ni los bandazos, ni la imprudencia, ni la impaciencia figuran en mi programa. No vamos a cometer errores por omisión ni errores por impaciencia”). ¿Cómo se puede demandar tranquilidad a esa “generación abandonada” que escucha impávida que “podemos encarar el futuro con seguridad porque hoy tenemos un futuro”, sin que sus componentes formen parte del mismo?

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Iberdrola pagará un dividendo anual de 0,27 euros

EP

El primer pago se materializará a través de un 'scrip dividend' por 0,127 euros para los accionistas que deseen recibirlo en efectivo

Las denuncias de Hacienda por delito fiscal caen un 11%

El año pasado la organización inspeccionó a 26124 contribuyentes, un 5,45% más que en 2012

Deporte y fogones: alianza solidaria

Olazábal y Nadal fichan a cocineros vascos y mallorquines para un torneo benéfico de golf

ELA recibe al sucesor de Fernández con movilizaciones

El sindicato convoca concentraciones en San Sebastián y Bilbao frente a las sedes del banco

IMPRESCINDIBLES

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana