EL ACENTO

El partido sin rostro

Un grupo político que propone la transparencia se oculta bajo el anonimato

SOLEDAD CALÉS

Los grupos clandestinos o las sociedades semisecretas casan mal con la democracia. Por eso resulta llamativa la voluntad de anonimato exhibida por los que respaldan una nueva marca política, llamada Partido del Futuro-Partido X, en cuyo vídeo de presentación se habla de la “transparencia” como un valor capital, pero nada se cuenta de los promotores.

No son pocas las contradicciones en que incurren nada más empezar. Las dos personas de carne y hueso que aparecen en ese vídeo son actores. Y una “no portavoz” es la que ha contado a los periodistas de qué va el asunto. Parece que esto se debe al sentimiento antipersonalista que dominaba el 15-M, el movimiento surgido hace más de año y medio, aunque se consideran distintos de aquel. Incorporan aportaciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca o del Comité Profesional Sanitario de Madrid, y aspiran a canalizar iniciativas y propuestas de la sociedad civil. Prometen una aplicación informática que permitirá introducir y enmendar ideas o campañas.

El plan consiste en observar qué acogida tiene en Internet y, si hubiera base social suficiente, presentarse a las elecciones; no con la intención de arañar un par de diputados, sino para provocar “una operación ciudadana de desalojo del hemiciclo”, sustituyendo a la clase política por... quién sabe quién. O qué.

Lo más interesante del Partido X es que el estreno en Internet colapsó su web en pocas horas. Tanto interés por algo nuevo se debe a los crecientes sentimientos de descontento con la política y los partidos clásicos, puestos de relieve por el CIS en su último Barómetro.

Se ha criticado al 15-M por su negativa a organizarse y por la escasa incidencia práctica de las discusiones de plaza o de acampada. La aparición del Partido X es un paso más concreto en el camino de actuar contra las deficiencias y resultados del sistema político. Pero contraponer los 350 diputados del Congreso a las decenas de millones de votantes, o confiar en las virtudes taumatúrgicas de una democracia “virtual” frente a la democracia representativa, son soluciones vacías si se quedan en eso.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana