EL ACENTO

México, destino esperanza

Escalofriante crónica del dolor y sufrimiento que padecieron los que salieron de España al terminar la Guerra Civil

MARCOS BALFAGÓN

El Gobierno del presidente mexicano Lázaro Cárdenas fue de los pocos que colaboró con la República española vendiéndole armas durante la Guerra Civil. Cuando todo hubo terminado, y los campos de internamiento que se montaron en Francia se hacinaban de españoles, volvió a tender de nuevo la mano a los derrotados abriéndoles las puertas de su país y facilitándoles el viaje por el Atlántico. Llegaron unos 20.000, que pudieron así rehacer sus vidas. Conrado Álvarez, un muchacho de 14 años, fue uno de los tantos que escribió a la embajada mexicana de París para solicitar asilo. “Quiero ser un hombre i noser el dia de mañana un golfo”, explicó para obtener la ayuda.

Sus palabras forman parte de una de las más de 7.000 cartas que se conservan en el Archivo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. Este periódico ha partido de ese material prácticamente inédito para elaborar, desde el pasado domingo, una escalofriante crónica del dolor y sufrimiento que padecieron cuantos salieron de España al terminar la guerra, y para recoger también los latidos de esperanza que volvieron a golpear los corazones de los vencidos gracias a la generosidad de México.

Alguno se ofreció “para ensayar el cultivo del arroz" y otro manifestó tener experiencia con “albaricoques, melocotoneros o durasnos, ciruelos y piña”. Estaban pasando frío y hambre en un país extraño que los arrinconó bajo la, a veces, brutal vigilancia de la gendarmería francesa y sus esbirros.

Para obedecer la orden del presidente Cárdenas de ayudar a los refugiados españoles, los diplomáticos mexicanos se jugaron muchas veces el pellejo y tuvieron que ser corajudos.

Al embajador Luis I. Rodríguez le tocó negociar, en la Francia de Vichy, con el mariscal Pétain. “¿Por qué esa noble intención que tiende a favorecer a gente indeseable?”, le preguntó el viejo militar que no había tenido empacho alguno en colaborar con los nazis. El mexicano no se arredró y le contestó que amparaba a quienes “llevan nuestra sangre y nuestro espíritu”. A aquellos, como Licesio Rodríguez, cuyo único delito fue, como escribió, “haber defendido la REPÚBLICA ESPAÑOLA”.

 

Otras noticias

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Venezuela renueva poderes en medio de una pugna en el chavismo

La votación de magistrados y otros altos funcionarios se demora porque las facciones de Maduro y Diosdado Cabello no coinciden

“Que se haga justicia porque se iba a mandar a la cárcel a un inocente”

Iñaki González subraya que “salga la verdad” y ahora reactivará su indulto

2,5 millones de huevos fritos congelados al mes

El cocinero Javier Yzuel, de la empresa Food Style, va a crecer por Europa de la mano de Findus

Cuba: la diplomacia del ballet

Durante el castrismo, bailarines y coreógrafos han sido perseguidos o condenados al ostracismo

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana