EL ACENTO

México, destino esperanza

Escalofriante crónica del dolor y sufrimiento que padecieron los que salieron de España al terminar la Guerra Civil

MARCOS BALFAGÓN

El Gobierno del presidente mexicano Lázaro Cárdenas fue de los pocos que colaboró con la República española vendiéndole armas durante la Guerra Civil. Cuando todo hubo terminado, y los campos de internamiento que se montaron en Francia se hacinaban de españoles, volvió a tender de nuevo la mano a los derrotados abriéndoles las puertas de su país y facilitándoles el viaje por el Atlántico. Llegaron unos 20.000, que pudieron así rehacer sus vidas. Conrado Álvarez, un muchacho de 14 años, fue uno de los tantos que escribió a la embajada mexicana de París para solicitar asilo. “Quiero ser un hombre i noser el dia de mañana un golfo”, explicó para obtener la ayuda.

Sus palabras forman parte de una de las más de 7.000 cartas que se conservan en el Archivo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. Este periódico ha partido de ese material prácticamente inédito para elaborar, desde el pasado domingo, una escalofriante crónica del dolor y sufrimiento que padecieron cuantos salieron de España al terminar la guerra, y para recoger también los latidos de esperanza que volvieron a golpear los corazones de los vencidos gracias a la generosidad de México.

Alguno se ofreció “para ensayar el cultivo del arroz" y otro manifestó tener experiencia con “albaricoques, melocotoneros o durasnos, ciruelos y piña”. Estaban pasando frío y hambre en un país extraño que los arrinconó bajo la, a veces, brutal vigilancia de la gendarmería francesa y sus esbirros.

Para obedecer la orden del presidente Cárdenas de ayudar a los refugiados españoles, los diplomáticos mexicanos se jugaron muchas veces el pellejo y tuvieron que ser corajudos.

Al embajador Luis I. Rodríguez le tocó negociar, en la Francia de Vichy, con el mariscal Pétain. “¿Por qué esa noble intención que tiende a favorecer a gente indeseable?”, le preguntó el viejo militar que no había tenido empacho alguno en colaborar con los nazis. El mexicano no se arredró y le contestó que amparaba a quienes “llevan nuestra sangre y nuestro espíritu”. A aquellos, como Licesio Rodríguez, cuyo único delito fue, como escribió, “haber defendido la REPÚBLICA ESPAÑOLA”.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana