DON DE GENTES

Feos en la calle

"Solo se manifiestan los feos", decía el actor Arturo Fernández, engolfado por las risas del público

No hay manera de zafarse de esta realidad. Es la que nos ha tocado en suerte. ¿No queríamos emociones? ¡Toma ya, momento histórico! Creíamos que la única forma de agitar las caducadas ideologías era desempolvar los rencores de nuestra guerra. No sabíamos, ay, lo que nos deparaba el futuro. Y esto es ya el futuro. El futuro implacable que llama a diario a los que tenemos algún tipo de tribuna pública. Son los lectores los que se están encargando de ponernos al cabo de la calle. El buzón de entrada de nuestros correos o de nuestros espacios cibernéticos hierve de información de primera mano sobre lo que nos está pasando. Antes, por ejemplo, de que los medios anunciaran la movilización ciudadana contra el cierre del hospital de la Princesa la noticia llegaba a mí, imagino que a otros muchos, a través de la vida virtual (facebook, correo, web) y también de la vida en tres dimensiones, porque mis queridos panaderos tenían sobre el mostrador el folio para que los vecinos firmáramos. Sí, el mismo folio que firmó para asombro de todos la alcaldesa de Madrid. Por una vez, he que darle la razón al presidente de la comunidad madrileña (señor González, no se me acostumbre): la alcaldesa parecía desconocer lo que viene siendo la política sanitaria de su propio partido. El caso es que tras ver a una anciana en mi panadería calzarse las gafas y firmar, hice lo propio. Son los ciudadanos los que nos vienen avisando desde hace tiempo de lo que pasa o de lo que está a punto de pasar. Detrás van los partidos de la oposición, los sindicatos y los cronistas. Se nos debería caer la cara de vergüenza, pero al mismo tiempo es una buena noticia: tantos años de partidismo no han destrozado la voluntad civil; la gente busca la manera de participar en este presente abrumador, de que no se nos dé el futuro hecho, como un destino fatal e inmutable. Se ha parado el cierre de ese hospital que tantos y tan buenos servicios ofrece, incluidos los de investigación, y podemos afirmar que el mérito de esa conquista hay que atribuírselo a pacientes involucrados, vecinos, médicos y otros manifestantes solidarios. Este es un ejemplo de cómo tenemos que aplicarnos a las cosas concretas y olvidarnos ya de los discursos abstractos. Pequeñas victorias. No hay victoria final. Hay solo pequeñas victorias.

Hará cosa de un mes que a mi buzón electrónico llegó la carta de una abogada y profesora de derecho civil alertándome sobre la imposición de tasas judiciales. Tasas con afán recaudatorio y disuasivo. La letrada me lo resumía así: “No hay Estado de derecho cuando no se tiene amparo judicial y estas medidas afectan al corazón mismo del Estado de derecho”. No puedo decir que no fui avisada. Hasta ese momento había leído algo en la página 15 de algún periódico, pero se trata de ese tipo de asuntos que los legos hemos de ver en primera plana para reconocer su importancia. Ante las noticias jurídicas o económicas casi siempre esperamos de manera prudente a que escriban otros. No por falta de compromiso sino de información. Pero esta profesora de derecho me contaba con precisión aquello que luego he ido leyendo aquí y allá. Los lectores nos informan ya de primera mano. Lo hacen porque quieren intervenir en la medida de lo posible en el curso de esta historia común de la que unos pocos quieren expulsar a la mayoría, que son los afectados. La teoría de esa minoría dirigente es que el bien del país nos obliga a dejarnos arrastrar por esta corriente salvaje, que no es patriótico nadar contra ella. Pero la experiencia nos enseña que hay que poner freno a cada abuso concreto. Y los cronistas también estamos aprendiendo algo de esta realidad que se nos presenta como inabarcable: ya no vale teorizar, hay que contar la realidad en pequeñas dosis.

En estos días en que cualquier gilipollez expresada en público se convierte en vírica gracias a las redes, hemos podido escuchar al actor Arturo Fernández, sí, el de “chatina”, aquel que algunos niños recordaban con ternura por La casa de los líos, expresar unas cuantas groserías entre los contertulios de El gato al agua. Decía el actor que la gente que sale a la calle para manifestarse es básicamente fea. Decía, además, que con tanta gente fea en la calle se disuade a los turistas. Decía muchas más tonterías de barra de bar, pero lo que helaba la sangre era la manera en que le reían la gracia los contertulios de ese mostrador, haciendo que con cada carcajada aumentara la distancia entre una España y la otra. Qué buena oportunidad para no hacer un chiste rancio, cruel, matonesco, y qué buena oportunidad para no reírse. “¡Con la de gente guapa que hay en España y a manifestarse solo salen los feos!”, decía Fernández, engolfado por las risas de su público.

Miedo da que la crisis haga más honda la brecha entre las dos Españas, la favorecida y la olvidada

Miedo da que esta crisis haga más honda la brecha que separa a dos Españas, la favorecida y la olvidada. Hay muchos ciudadanos movilizados para evitarlo. Yo siento su latido a través de las palabras que me escriben. Por fortuna, cada vez hay más feos en la calle tratando de cambiar el curso de esta historia. Son obreros, pero también abogados, médicos, enfermeras, jubilados, maestros… Se ve que los guapos están todos en el teatro, viendo, por supuesto, a Arturo Fernández.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Reclusa Pantoja

Ni un afamado compositor de coplas podría haber escrito una historia tan negra para la tonadillera más famosa que la ha llevado a la cárcel, condenada a dos años por blanqueo

Fernández Díaz no irá a la marcha del aborto pese a sus “convicciones”

El PP, inquieto ante una protesta de sus votantes tradicionales

John T. Downey, prisionero de guerra durante 20 años

EE UU se negó a reconocer ante China durante décadas que era un espía

¿Una casta universitaria?

El problema no es la crisis, sino la falta de innovación, respeto, mérito y transparencia en un funcionamiento que está viciado

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana