TRIBUNA

Un futuro de turbulencias y negros presagios

Tras los totalitarismos, ahora surge el nacionalismo integrista como la nueva plaga

En las últimas décadas una oleada de fanatismo, intolerancia e irracionalidad se está apoderando de numerosos sectores de población en algunos países, hasta el extremo de amenazar la convivencia entre distintas comunidades y, en algunos casos, poner en peligro la paz mundial. Se presenta embutida en un ropaje ideológico que se pretende progresista y enraizado en las más puras esencias de cada pueblo. En el fondo, son variantes de un mismo fenómeno: “nacionalismos integristas”, reaccionarios y excluyentes, ya sean de índole religiosa, étnica, cultural o identitaria. No son, como a primera vista podría pensarse, exclusivos del mundo musulmán. Se dan también en muchas otras naciones que creíamos vacunadas de esta enfermedad. Es un fenómeno que está desvirtuando la naturaleza de estas sociedades y destruyendo los valores que cimentaban la convivencia entre comunidades que antaño vivían en relativa armonía. No son movimientos espontáneos. Durante años han sido apoyados, atizados y subvencionados por partidos políticos, Gobiernos y por determinados grupos y lobbies con mezquinos intereses.

Incomprensiblemente, los sectores progresistas parecen estar contra las cuerdas, sin capacidad de reacción y en sus cuarteles de invierno, como si la crisis económica hubiera arruinado nuestras vidas y su lucidez y ganas de luchar por un mundo mejor.

Preocupante es la violenta reacción que se ha producido en algunos países musulmanes como respuesta a un ridículo vídeo y viñetas que se mofaban del Profeta. Esta absurda provocación no la justifica. Abre muchos interrogantes sobre las esperanzas que había generado la primavera árabe. Concita el temor de que los Gobiernos despóticos derrocados sean sustituidos por nacionalismos teocráticos, todavía más represivos.

Desaparecidas las dos grandes ideologías totalitarias que asolaron el Viejo Continente en el siglo XX, ahora surge el nacionalismo integrista como la nueva plaga. Hemos visto sus trágicas consecuencias en los Balcanes, en algunas naciones africanas y, para hacer interminable la tragedia de Oriente Próximo, cada día crece en Israel, país dominado por los sectores más ultraconservadores de su historia, que han aupado al poder a Netanyahu, quien está decidido a impedir que los palestinos tengan su propio Estado, paso obligado para conseguir la estabilidad de la zona. Si finalmente el Ejército israelí ataca Irán, las consecuencias pueden ser catastróficas. Escalofríos da pensar que el republicano Romney pueda alcanzar el poder en EE UU. Preocupante es su apoyo incondicional al Gobierno de Israel y sus manifestaciones de que son los palestinos quienes no quieren la paz. Un razonamiento parecido debió ser el que inspiró al general Custer para tratar de aplastar a los sioux en Little Big Horn.

El nacionalismo tiende a manipular los sentimientos hasta convertirlos en ideología política

A su vez, en nuestro país, impulsados por una serie de demagogos y políticos populistas, avanzan los nacionalismos identitarios. Sorprende que el actual Gobierno de Cataluña, una de las comunidades más dinámicas y creativas en los últimos años, lugar de encuentro y hogar para muchos otros españoles que contribuyeron a fortalecer su economía, pueda plantear su independencia con el trauma que para todas las partes supone. Poco rigor tienen sus argumentos. No son las vacas flacas, ni el pacto fiscal, ni la sentencia del Tribunal Constitucional ni el orgullo herido por haber tenido que pedir el rescate, razones suficientes para plantear la fractura de un país que, durante siglos y más allá de las diferencias, ha permanecido unido. Difícilmente puede entenderse Cataluña sin España y viceversa. Ninguna sería lo que es sin la otra. Pero el nacionalismo tiende a manipular los sentimientos hasta convertirlos en ideología política. Necesita un enemigo exterior y presentarlo como destructor de la propia identidad. De esta forma fomenta la cohesión interna de sus seguidores. A veces, le sirve para justificar sus propios fracasos.

Los islamistas utilizan el odio a Occidente, a pesar de que más allá de la doble vara de medir con la que a veces interviene en Oriente Próximo, nunca ha hecho mayor esfuerzo por aceptar el islam; e incluso a los partidos islamistas en el poder, hasta hace poco sus feroces enemigos. Israel utiliza siempre el antisemitismo cuando se le acusa, con razón, de negar el pan y la sal al pueblo palestino. Hace años su gran Satán era la OLP, luego Hamás y ahora la teocracia iraní que, a pesar de sus bravatas, difícilmente puede amenazar la supervivencia del todopoderoso Estado israelí. El nacionalismo catalán encuentra su motor y la gasolina que alimenta su deriva independentista en el “nacionalismo español”, que afortunadamente desapareció hace años. Si realmente hubiera continuado, difícilmente Cataluña tendría el mayor autogobierno de su historia.

Los nacionalistas radicales se caracterizan por el rechazo dogmático de quienes no piensan como ellos, incluso aunque pertenezcan a su propia comunidad; y, a su vez, por ser insaciables. Cuando prácticamente han conseguido casi todos sus objetivos, aumentan la velocidad y fuerzan al límite su último objetivo: la independencia aun al precio de romper la convivencia.

En estos tiempos tan necesitados de líderes políticos sensatos y clarividentes, conviene recordar lo que dijo el gran pensador francés Ernest Renan de que “una nación es un grupo de gente unida por una visión equivocada del pasado y el odio a sus vecinos”.

Jerónimo Páez es abogado.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana