EL ACENTO

La maldición del petróleo

Cuatro pescadores logran que un juez en Holanda siente en el banquillo a Shell por contaminación en Nigeria

MARCOS BALFAGÓN

En África, poseer petróleo o diamantes no es una bendición; suele ser una condena. El caso más evidente es el de Nigeria, un país de 134 millones de habitantes cuya descolonización nunca se ha llegado a completar por culpa del oro negro que yace en el delta del río Níger. Desde hace 80 años, la multinacional anglo-holandesa Shell explota los yacimientos de petróleo hasta el punto de haber sido durante todo este tiempo un poder fáctico que en el pasado, y en presunta connivencia con el dictador de turno, hacía, deshacía y, sobre todo, ganaba mucho dinero.

Ahora, cuando quizá todo ese poder ya no es el de antaño, cuatro pescadores han logrado que un juez holandés investigue el caso para que, de una vez, los afectados por los vertidos y la general contaminación obtengan alguna reparación. Hace solo un año, la ONU publicó un informe que de seguro va a ser de gran utilidad para los demandantes en este primer juicio que se avecina contra Shell en Europa.

Según ese estudio, en el reino nigeriano de Ogoniland, principal afectado, el río Níger ha sufrido durante 50 años una grave contaminación que llevará más de 30 años y de 700 millones de euros limpiar. El agua potable está contaminada, las tierras ya no son fértiles, no hay pesca y las enfermedades son habituales. El desastre ambiental es de enormes proporciones. “Mi comunidad es ahora una tierra fantasma”, ha dicho a modo de descripción uno de los afectados, que están contando en esta nueva batalla legal con el apoyo de la rama holandesa de la ONG Amigos de la Tierra.

Las sospechas sobre la petrolera Shell en Nigeria son tan negras como el crudo que explota. En 1995, nueve activistas nigerianos, entre ellos el escritor Ken Saro-Wiwa, fueron ahorcados y sus familias sostienen que la multinacional ayudó al Gobierno a montar las pruebas contra ellos. Pero, más allá de las sospechas, lo cierto es que las tribus de la zona llevan décadas protestando por los vertidos de Shell y, sobre todo, sufriendo los devastadores efectos de un negocio del que solo sacan pérdidas. Quizá esta vez un juez blanco en La Haya sea capaz de darles alguna esperanza.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Calor en un paisaje robótico

La estimulante Annie Clark sigue escribiendo música absorbente e inteligente

Licenciado en producto y estética

El nombre de este chef mallorquín es sinónimo de atractivo concepto gastronómico

La hora de los hayedos

Hayas, pero también aves, puentes medievales y “reciclaje musical” componen la oferta del fin de semana

Trauma familiar sobre mojado

‘Cuando deje de llover’ narra la vida de cuatro generaciones tocadas por un turbio pasado

IMPRESCINDIBLES

La debilidad del Estado en México

La crisis de corrupción e impunidad que atraviesa el país tiene su explicación en cuatro causas que van desde la fragilidad institucional a la economía sumergida pasando por el narcotráfico y la nula fiscalidad

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Renovar el pacto ciudadano

Necesitamos un cambio radical que garantice a todos una vida digna

Cataluña: ¿nación o Estado?

La única legalidad posible será la que surja de refundar la Constitución de 1978

Sonido y ruido

Hoy: distinciones, confusiones y al final, como siempre, el estilo

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana