EDITORIAL

El PSOE necesario

Es urgente que el principal partido de la oposición cierre ya la digestión de sus derrotas

El primer partido de la oposición reúne hoy a su Comité Federal, máximo órgano entre congresos, y prepara una conferencia para noviembre sobre la salida de la crisis y la política europea. Todo ello da cuenta de la voluntad de superar la contradicción en que se encuentra el PSOE: tiene que oponerse al Gobierno, pero no quiere radicalizarse. No puede ofrecer cheques en blanco al Ejecutivo, que sigue esgrimiendo la herencia recibida como justificación de todas sus decisiones, y que además se niega a consensuarlas. Pero tampoco puede ni debe aplicar al Partido Popular la misma medicina empleada por esta formación contra los últimos Gobiernos socialistas, algunas veces rayana en la irresponsabilidad y partera de una fracción del descrédito que se abate sobre la clase política.

Nada garantiza que la renuncia a radicalizarse aporte crédito social a corto plazo, visto el descontento que reflejan las encuestas. Pero un partido central en la política española, y que ha desempeñado amplias responsabilidades de gobierno, difícilmente podrá recuperarlo si se escora hacia el radicalismo. La situación económica y las crisis políticas conforman un panorama demasiado delicado como para que el país aguante una oposición insolvente. Es cierto que las cosas podrían y deberían haber sido de otro modo: un pacto nacional en asuntos básicos hubiera sido preferible a la navegación en solitario del jefe del Gobierno. Pero Mariano Rajoy ha esquivado la mano tendida por Alfredo Pérez Rubalcaba y, de momento, el poder está desgastando internamente al que lo tiene, Rajoy, que ha visto rebrotar la contestación incluso en el seno del PP; mientras Rubalcaba, que carece de poder institucional, se encuentra relativamente más cómodo dentro de su partido, aunque los sondeos de opinión tampoco le favorecen.

La reunión del Comité Federal es una buena ocasión para que el conjunto del PSOE se muestre cohesionado y dispuesto a ejercer una oposición bien definida al tiempo que responsable. No se trata de quedarse quieto ni de ponerse de perfil: le corresponde canalizar el descontento, sobre todo cuando haya recortes de derechos ciudadanos y reglas del juego que el PP modifique por razones ideológicas. Otra cosa es la gestión directa de la crisis económica, donde es deseable un reconocimiento de que el Ejecutivo es el responsable de definir los planes y conducir las negociaciones con las autoridades europeas. Ningún gobernante tendrá apenas margen para hacer otra cosa que políticas de austeridad mientras no ceda la crisis brutal de deuda que padecemos.

Lo que se necesita es un debate sobre cómo repartir los sacrificios y cómo impulsar el crecimiento y la creación de empleo. Los partidarios de la radicalización quizá se imaginan que eso se conseguirá levantando a la calle, pero al Partido Socialista no se le espera en el populismo ni en la teatralidad de los gestos ni de los gritos, sino en la definición de un discurso y de soluciones firmes, en las que pueda reconocerse esa parte de la sociedad castigada por medidas que no comparte ni comprende, pero necesitada de perspectivas de futuro.

El PSOE tiene que ponerse en marcha de una vez, cerrando la etapa de digestión de las derrotas electorales de 2011. Su poder institucional se encuentra mermado, cuenta con un reducido grupo en el Congreso y se ve estancado en los sondeos. Sin embargo, no es hora de cálculos politiqueros, sino de mostrar madera de Estado. La incomodidad del principal partido de la oposición es patente ante la perspectiva de un rescate europeo de la economía que implique más condiciones para España. Pero tampoco se entiende su rechazo de antemano de esa posibilidad sin pronunciarse sobre una alternativa sostenible. Esa es una de las clarificaciones que se esperan de la reunión de hoy.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

100 días de vértigo en el Santander

Ana Botín ha cambiado la dirección y el consejo mientras sopesa el futuro del dividendo

A la caza del ‘pastel’ cubano

La normalización de relaciones abre negocios para los empresarios de EE UU

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

La exmujer del gobernador Arturo Montiel logra ver a los hijos después de tres años de lucha judicial

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

LA CUARTA PÁGINA

Se superan diferencias, sigue el conflicto

Estados Unidos y Cuba dieron ayer un gran paso para imprimir un giro en las relaciones entre ambos países, que se torcieron el 20 de octubre de 1960, cuando prescindieron de canales diplomáticos

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Los jeques, en pie de guerra

Arabia Saudí deja el precio del barril de petróleo en manos del mercado

La cigarra española y la hormiguita vasca

La sobrefinanciación explica el progreso de Euskadi mejor que la borrosa “identidad”

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana