EDITORIAL

Conflicto fronterizo

Los inmigrantes asentados en la Isla de Tierra ponen a prueba las relaciones con Marruecos

71 inmigrantes subsaharianos instalados en la Isla de Tierra, situada frente a la costa marroquí y de soberanía española, están poniendo en un serio aprieto al Gobierno de Madrid. Trasladarlos a un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla o de la Península sería una señal inequívoca de que las mafias de tráfico de personas han hallado una nueva vía de entrada a Europa a través de los islotes españoles del norte de África. Limitarse a proveerles de alimentos y mantas hasta que desistan de su empeño es un riesgo difícilmente asumible. El islote apenas si tiene una superficie mayor que dos campos de fútbol. Las condiciones de habitabilidad no son adecuadas y cualquier tragedia que ocurriese en este lugar sería achacable a España, país que reivindica la soberanía de la isla hasta ahora deshabitada que luce una bandera rojigualda.

Este es un asunto especialmente endemoniado para la política interna española, pero también para sus relaciones con Marruecos, país del que depende en gran medida el control de la frontera sur y en el que las tensiones migratorias son permanentes. Todos los datos apuntan a que estamos asistiendo a una nueva escalada. El desembarco desde la pasada primavera de varias pateras en las islas de Alborán, Chafarinas y Tierra y el intento de saltar el domingo pasado la valla de Melilla así lo indican. De ahí que resulte incomprensible que las autoridades españolas, conscientes de la existencia de esta nueva oleada, hayan permitido un segundo desembarco el mismo domingo en la minúscula Isla de Tierra tras la primera entrada de 19 subsaharianos tres días antes. El fallo, salvo flagrante negligencia, indicaría que las relaciones entre Madrid y Rabat no son tan estrechas y extraordinarias como ayer afirmaba el ministro de Exteriores José Manuel García-Margallo. Que el Gobierno español desistiera hace apenas un mes de reforzar la vigilancia en estos islotes ante la protesta de Rabat indica que el entendimiento no es óptimo.

El tiempo juega en esta crisis en contra de Madrid. Al Gobierno le urge reforzar el control fronterizo, para lo cual la cooperación marroquí es esencial. Las conversaciones abiertas ahora entre ambas.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana