EDITORIAL

Trabajo por hacer

Cuatro años después del accidente del Barajas, la seguridad aérea en España todavía puede mejorar

Este lunes se cumplieron cuatro años de la peor tragedia aérea ocurrida en España en las últimas décadas, el accidente del vuelo JK-5022 de Spanair. El avión se estrelló en Barajas al poco de despegar. Hubo 154 muertos y 18 supervivientes. La investigación judicial ha concluido la fase de instrucción, pero dos de las partes, las asociaciones que representan a las víctimas y a los pilotos, se muestran insatisfechas con los resultados. La Audiencia Provincial de Madrid ha de decidir en los próximos días si mantiene la imputación de dos mecánicos de la compañía Spanair o, por el contrario, archiva la causa penal y deriva el resarcimiento de los daños a la vía civil.

Los informes aportados muestran que el accidente tuvo una causa directa y principal: los pilotos olvidaron activar el sistema de alerones (los flaps y los slats) que permiten que el aparato pueda elevarse en el despegue. Los responsables de este error fallecieron en el accidente, por lo que no cabe una imputación penal por ello. La batalla judicial se centra ahora en determinar si alguno de los otros factores anómalos que concurrieron pudo ser decisivo para que el accidente se produjera y si existen personas concretas a las que atribuir la responsabilidad. Es el caso de los dos mecánicos que intervinieron poco antes del accidente, a requerimiento de los pilotos, para solventar una avería distinta al fallo que más tarde provocó el accidente. La defensa de Spanair alega que de haber quedado reparada esa avería, el avión se hubiera estrellado igualmente, puesto que lo que determinó su caída fue el olvido de los pilotos. Otro factor a dilucidar es por qué no funcionó el mecanismo de alerta que debía advertir del error humano, lo que apunta a un fallo en el diseño del aparato.

Además de establecer las posibles responsabilidades penales, lo que importa en una tragedia como esta es extraer las enseñanzas necesarias para evitar que se repita. Y desde este punto de vista, queda mucho por hacer. Ya en 1987 se produjo en Detroit (EE UU) otro accidente aéreo en el que un avión del mismo modelo se estrelló por la misma causa y también en ese caso falló el sistema de alerta, algo que se ha repetido después en otros accidentes del mismo tipo de avión. Las autoridades aeroportuarias de EE UU recomendaron modificar los protocolos de seguridad. También se apuntó la conveniencia de revisar el diseño del avión para introducir un segundo mecanismo de alerta, pero la compañía Boeing ignoró esta recomendación. En estos momentos operan en el mundo más de un millar de aviones del mismo modelo.

Una auditoria realizada en 2010 reveló que la seguridad aérea española todavía puede mejorar. La ministra Ana Pastor admitió ayer deficiencias en la atención a las víctimas y anunció cambios en la comisión que investiga los accidentes aéreos. Es de esperar una mayor diligencia en su aplicación que la demostrada hasta ahora.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

No hay paz para la CEOE

Juan Rosell y Antonio Garamendi pugnan para presidir la gran patronal con el desafío de recuperar el protagonismo de la organización empresarial

Tibio estreno de Moyes

La Real arranca en Riazor un empate sin brillo en el debut de su nuevo entrenador

El Coliseo recupera el color del Imperio

El anfiteatro romano está siendo restaurado gracias a un patrocinio con una empresa privada

“El código tiene que ser ético, no estético”

El presidente de Cepyme se queja de la poca participación en la organización patronal

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana