EL ACENTO

Iconos punkis frente a Putin

La condena a prisión de tres cantantes de Pussy Riots por "gamberrismo" pone de relieve la inseguridad del régimen

MARCOS BALFAGÓN

Las tres integrantes del grupo femenino ruso de punk Pussy Riot fueron condenadas ayer a dos años de cárcel por “gamberrismo” e “incitación al odio religioso”. Han logrado, por lo pronto, una victoria: la de poner de manifiesto la alianza entre la autocracia de Putin y la Iglesia ortodoxa rusa, que se plasma también en la persecución de cualquier avance de los derechos de los gais. Estos han visto prohibida su jornada de Orgullo nada menos que por los próximos 100 años. Y aunque la Iglesia había pedido clemencia para las cantantes, “con la esperanza de que evitarían la repetición de acciones blasfemas en el futuro”, no cuestionó la sentencia.

Aunque habría que hablar en plural, el movimiento punk, de raíces claramente occidentales, siempre ha sido de protesta. Lo fue en los setenta. De nuevo en la Inglaterra de los ochenta contra Margaret Thatcher. Y una vez más se dinamizó contra la guerra de Irak en 2003. En Rusia ha renacido, lo que no resulta sorprendente, pues hay mucho contra lo que protestar, y en este caso lo ha hecho de una forma indómita e irreverente que va más allá de cualquier idea de disidencia. Es una protesta política y social que busca un revulsivo para despertar a una sociedad de la pesadilla a la que le somete el régimen de Putin.

Impúdicas y ultrafeministas, las Pussy Riot montaron una heterodoxa oración punk en febrero pasado en la catedral del Cristo Redentor de Moscú como parte de las protestas por la reelección de Putin. Para dar mayor significado a su gesto, buscaron deliberadamente el anonimato en su performance y se cubrieron la cara. Por eso, de las cinco que protagonizaron este reto, la policía solo pudo acabar identificando a tres —Nadia, Katia y Masha—, que se negaron, pese a las presiones, a desvelar la identidad de sus otras dos compañeras.

En otro país, tras un acto similar, las responsables también habrían sido castigadas, aunque no a dos años de prisión. Pero Rusia es un país que está algo más que bajo sospecha en materia de libertades. Y el régimen de Putin se ha sentido retratado, y ha buscado un castigo ejemplar. Ha confundido el reto de las punkis con una amenaza, y con su manera de proceder ha convertido a estas chicas en unos iconos mundiales del desafío a su autoridad.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

‘Opa’ china al Getafe

El Guangzhou anuncia el fichaje del entrenador azulón, Cosmin Contra, en una operación que dejaría unos 5 millones en el club

Los 10 avances científicos del año

La caza de un cometa encabeza los hitos de la ciencia en 2014, según la revista 'Science'

El tribunal de la UE permite patentar ‘pseudoembriones’

Una sentencia avala que se patenten células madre obtenidas de óvulos no fecundados

El béisbol se frota las manos ante el deshielo con Cuba

Los peloteros cubanos han llegado a poner su vida en manos de narcos mexicanos para poder jugar en la Liga de EE UU

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Trenes llenos de psiquiatras

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo hemos llegado a ese punto en el que la realización del proyecto de un Gobierno pueda conducir a la ruina de Cataluña y probablemente también de toda España?

la cuarta página

Tres problemas de la Universidad

La deficiente formación primaria y secundaria, los criterios endogámicos de selección del profesorado y la perversión de la autonomía y la democracia internas determinan el pésimo rumbo de la enseñanza superior

LA CUARTA PÁGINA

Que la generación Erasmus defienda a Europa

La UE afronta la crisis más profunda de su historia y nunca como ahora había existido tanto pesimismo sobre su futuro entre sus más ardientes partidarios. Necesita con urgencia la voz de quienes han crecido con ella

PIEDRA DE TOOUE

La era de los impostores

La ficción ha sustituido a la realidad en el mundo que vivimos y los mediocres personajes del mundo real no nos interesan. Los fabuladores, sí, como ‘el pequeño Nicolás’ o Enric Marco

El declive de los Estados nacionales

Nuestra clase política vive envuelta en querellas y ajena a los cambios globales

Europa debe reconocer a Palestina

El reconocimiento sirve para ejercer un derecho y no un privilegio

La dependencia

La gestión de nuestros recursos genera una cultura de autorresponsabilidad

La era del carbón toca a su fin

China, EE UU y la UE están enviando una señal poderosa para reducir las emisiones

El dueño de la pocilga

Condenar al Parlamento es un viejo hábito que lleva siglos en España

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana