EL ACENTO

Iconos punkis frente a Putin

La condena a prisión de tres cantantes de Pussy Riots por "gamberrismo" pone de relieve la inseguridad del régimen

MARCOS BALFAGÓN

Las tres integrantes del grupo femenino ruso de punk Pussy Riot fueron condenadas ayer a dos años de cárcel por “gamberrismo” e “incitación al odio religioso”. Han logrado, por lo pronto, una victoria: la de poner de manifiesto la alianza entre la autocracia de Putin y la Iglesia ortodoxa rusa, que se plasma también en la persecución de cualquier avance de los derechos de los gais. Estos han visto prohibida su jornada de Orgullo nada menos que por los próximos 100 años. Y aunque la Iglesia había pedido clemencia para las cantantes, “con la esperanza de que evitarían la repetición de acciones blasfemas en el futuro”, no cuestionó la sentencia.

Aunque habría que hablar en plural, el movimiento punk, de raíces claramente occidentales, siempre ha sido de protesta. Lo fue en los setenta. De nuevo en la Inglaterra de los ochenta contra Margaret Thatcher. Y una vez más se dinamizó contra la guerra de Irak en 2003. En Rusia ha renacido, lo que no resulta sorprendente, pues hay mucho contra lo que protestar, y en este caso lo ha hecho de una forma indómita e irreverente que va más allá de cualquier idea de disidencia. Es una protesta política y social que busca un revulsivo para despertar a una sociedad de la pesadilla a la que le somete el régimen de Putin.

Impúdicas y ultrafeministas, las Pussy Riot montaron una heterodoxa oración punk en febrero pasado en la catedral del Cristo Redentor de Moscú como parte de las protestas por la reelección de Putin. Para dar mayor significado a su gesto, buscaron deliberadamente el anonimato en su performance y se cubrieron la cara. Por eso, de las cinco que protagonizaron este reto, la policía solo pudo acabar identificando a tres —Nadia, Katia y Masha—, que se negaron, pese a las presiones, a desvelar la identidad de sus otras dos compañeras.

En otro país, tras un acto similar, las responsables también habrían sido castigadas, aunque no a dos años de prisión. Pero Rusia es un país que está algo más que bajo sospecha en materia de libertades. Y el régimen de Putin se ha sentido retratado, y ha buscado un castigo ejemplar. Ha confundido el reto de las punkis con una amenaza, y con su manera de proceder ha convertido a estas chicas en unos iconos mundiales del desafío a su autoridad.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

El plan de Peña Nieto contra la impunidad desata críticas

La oposición pide al presidente mexicano autocrítica sobre el manejo de la seguridad en el país

IMPRESCINDIBLES

La debilidad del Estado en México

La crisis de corrupción e impunidad que atraviesa el país tiene su explicación en cuatro causas que van desde la fragilidad institucional a la economía sumergida pasando por el narcotráfico y la nula fiscalidad

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Renovar el pacto ciudadano

Necesitamos un cambio radical que garantice a todos una vida digna

Cataluña: ¿nación o Estado?

La única legalidad posible será la que surja de refundar la Constitución de 1978

Sonido y ruido

Hoy: distinciones, confusiones y al final, como siempre, el estilo

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana