TRIBUNA

El 15-M, la esperanza del sistema

Los indignados son los más leales a la democracia, quieren frenar su deterioro institucional

Que con motivo del primer aniversario del 15-M la extrema derecha mediática se despachase a gusto tildándolo de antisistema, anarquistoide o radical, era de esperar: de donde no hay no se puede sacar. Que también lo hiciera en los mismos o similares términos Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno en Madrid, ya no es tan irrelevante. Se diría que ansiase ser admitida de pleno derecho en el bien nutrido grupo de lideresasdel PP, siempre dispuestas a desentrañar cualquier asunto expeditivamente, de un par de dentelladas.

El caso es que a la hora de abordar este movimiento popular creo que le sería recomendable a la señora Cifuentes hacer algo ya casi arcaico: leerse un libro; en concreto, un breve clásico de la moderna economía política: la obra de Albert O. Hirschman Salida, voz y lealtad. Seguro que ella y todos saldríamos ganando.

En su obra, Hirschman se plantea las relaciones entre las opciones que les quedan a los usuarios/ clientes / miembros de una organización ante el deterioro en la calidad de su funcionamiento o de los servicios que presta. Las opciones son solo dos. Por un lado, pueden optar por la salida, por la huida hacia otra organización cuya calidad estimen superior. Es esta la respuesta que suele predominar en los mercados competitivos, de modo que cuando se produce una disminución en la calidad relativa de los bienes y servicios que una empresa ofrece o vende, sus clientes pueden irse a la competencia. Es la de la salida una opción privada y, por lo general, poco costosa.

Pero, junto con la opción de la salida, a los miembros o clientes de una organización en decadencia les queda otra opción: la de la voz. Si la opción de la salida es la opción típica de la economía, la opción de la voz, la de la queja, es la opción característica de la política. Al ejercer la voz, los miembros o clientes de una organización disconformes con la deriva hacia peor de la misma en cuanto al cumplimiento de sus objetivos transmiten a los responsables de su gestión su malestar y alternativas estimulándoles a tomar las medidas o políticas compensatorias que enderecen el rumbo de la organización. Frente a la de la salida, la opción de la voz es mucho más costosa y problemática, puesto que requiere de quienes la ejercitan sobradas dosis de lealtad y compromiso con la organización de la que son miembros.

Recomiendo a Cristina Cifuentes la lectura de la obra de Albert O. Hirschman ‘Salida, voz y lealtad’

Sucede además, como Hirschman analiza in extenso, que la posibilidad de supervivencia y recuperación de la organización se debe precisamente a quienes, por ser más leales a la misma, son los más remisos a optar por la salida, aquellos que se quedan y se quejan, los que optan por ejercer la voz. Las implicaciones de esta perspectiva son obvias. El despreciar, demonizar o reprimir a esos leales críticos por parte de los responsables de una organización en decadencia es contraproducente, pues solo favorece el mecanismo de la salida y, por consiguiente, su desaparición por abandono de sus miembros.

No es posible en tan pocas líneas reflejar la sutileza del análisis de Hirschman, pero con lo dicho resulta aparente su pertinencia para analizar movimientos como el 15-M. En efecto, desde distintas perspectivas se admite que asistimos a un deterioro en la calidad democrática del sistema político-económico en los países occidentales. Fenómenos tales como la globalización y la revolución tecnológica en las economías, los flujos migratorios, la creciente desigualdad en la distribución de la renta, el poderío descontrolado de los mercados financieros, la llamada “rebelión de las élites”, la corrupción política y la carencia de control democrático de la sociedad respecto a algunas de sus instituciones como, por ejemplo, los bancos centrales, se han traducido en un indudable deterioro en la capacidad del entero “sistema” institucional para satisfacer adecuadamente los derechos de ciudadanía política y económica. Obsérvese que ese deterioro es sistémico. Por eso, el mecanismo de la voz tradicional, o sea, la alternancia democrática en el poder de los partidos mayoritarios para corregir las ineficiencias en la gestión, no ofrece las soluciones apropiadas al problema.

Y, de nuevo, ante este deterioro sistémico, los ciudadanos<TH>tienen dos alternativas. Por un lado está la opción de la salida: el cambio de “sistema”. Y aquí, ciertamente, los ejemplos del nazismo y el comunismo soviético de abandono por la ciudadanía en algunos países del sistema democrático son hoy más pertinentes cuando se asiste al increíble ascenso en los más insospechados lugares de la extrema derecha. Cierto que, todavía, su capacidad para darle la vuelta al “sistema” tal como lo conocemos es pequeña, pero no hay que olvidar que la salida es la opción más barata, aquella que si el deterioro sistémico de la calidad se acentúa, más fácilmente puede atraer a una mayoría de ciudadanos cuyo compromiso dista de ser absoluto.

De otro lado está la opción de la voz, la de los que, como hacen los del 15-M, se quejan indignados ante el manifiesto deterioro en la calidad institucional de nuestros sistemas democráticos. No son antisistema, todo lo contrario; son, quizá, la esperanza del “sistema” por ser precisamente los más leales al mismo. Esperanza débil dado su escaso número y las dificultades de concreción y articulación de sus propuestas, pero esperanza al fin y al cabo.

Por eso cuando la señora Cifuentes y tantos otros denuestan al 15-M, se felicitan por su irrelevancia numérica y defienden su represión en nombre de la democracia, solo cabe extrañarse de su autocomplaciente actitud. ¿No son acaso conscientes de que el acallamiento de la voz de los indignados no redundará a la larga sino en el fortalecimiento de la otra opción, la de la salida, la de los auténticos antisistema? Porque no quiero creer que, en el fondo, esa sea su opción.

Fernando Esteve Mora es profesor titular de Teoría Económica de la Universidad Autónoma de Madrid.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

¡Bien!

La curación de Teresa Romero demuestra la necesidad de la existencia de una buena sanidad pública

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana