EDITORIAL

El drama de Canal 9

La Generalitat recorta plantilla en RTVV, sin depurar responsabilidades por su quiebra

La dirección de Ràdio Televisión Valenciana (RTVV), la misma que ha colaborado activamente en la ruina de esta empresa llevándola a sus cotas más altas de endeudamiento y desprestigio, ha anunciado un ERE que afectará al 76% de la plantilla. Desde que el Partido Popular ganó las elecciones autonómicas en 1995, RTVV ha triplicado su plantilla —ahora suma 1.695 empleados— y multiplicado por 40 su deuda hasta superar los 1.200 millones de euros. Durante estos años, con Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat y Francisco Camps después, no solo se ha ejercido una grosera y sistemática manipulación informativa —lo que, tristemente, no es monopolio del ente valenciano—, sino que se ha llevado a cabo una política de gastos desorbitada en la que se incluyen contrataciones presuntamente fraudulentas que la justicia analiza ahora dentro de la trama Gürtel.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se ha encontrado con una bomba de relojería entre las manos; una empresa económicamente inviable que, además, ha perdido audiencia de manera constante y dramática. Es difícil rebatir la necesidad de un ERE en unas circunstancias como las existentes.

Pero resulta inaceptable que la Generalitat no haya depurado antes responsabilidades y explicado los criterios de selección utilizados en los despidos por la actual dirección de la empresa. Al frente de ella está un hombre de Francisco Camps, José López Jaraba, que en los últimos meses ha mantenido una disparatada política de gastos en la que se incluyen dos importantes facturas a consultoras para diseñar el redimensionamiento de la empresa. Fabra, por su parte, ya se ha asegurado un estatuto para RTVV que le permita privatizar programas y franjas horarias y seguir designando, desde la Generalitat y sin consenso, al primer directivo de la casa.

Son algunos datos que indican que los planes para RTVV y su Canal 9 distan mucho de lo que el PP proclamaba ayer: un ERE necesario para “adaptarse a los nuevos tiempos”. Datos que alimentan la indignación de una plantilla que va a pagar los platos rotos de este saqueo institucionalizado en que los políticos han convertido un ente autonómico constituido para fomentar la cultura y la lengua valenciana. Con más de un 50% de las emisiones en castellano, ni siquiera ha cumplido ese propósito.

 

 

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

El presidente uruguayo retira sus acusaciones de "Estado fallido”, después de que el Gobierno mexicano convocase al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

La aldea urbana

Las redes humanas se desarrollan en función del tamaño de la ciudad

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana